Universidades venezolanas: Paros técnicos, horarios de contingencia e impagos

UNEFM Y UCLA se unen a la Universidad del Zulia (LUZ) como las casas de estudios en el occidente de Venezuela con mayores carencias para su funcionamiento

 

La Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM) del estado Falcón, paralizó las actividades por 120 horas. La Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), esta a punto de un cierre técnico. En este sentido, se unen a la Universidad del Zulia (LUZ) que el pasado 24 de enero anunció un horario de contingencia con el fin de atender la crisis.

 

Los trabajadores de la UNEFM se levantaron en protestas ante los impagos de la segunda quincena del mes de febrero y el retraso de cuatro días en la cancelación del bono de alimentación, esto motivó a que paralizaran las actividades por 120 horas como medida de protesta.

 

Gerardo López, quien es Presidente de la Asociación de Profesores de la UNEFM, declaró al Pitazo: “Las condiciones actuales de la universidad imposibilitan el desarrollo de sus actividades”. También manifestó “Esta situación afecta directamente la calidad de vida del gremio y toda planificación con el ya pulverizado salario para la familia universitaria queda devastada”.

 

López manifestó a “Noti Falcón”  su rechazo ante las pretensiones del gobierno de “Meterle la mano a las cajas de ahorro que representan el último respiro y el último signo de descentralización económica que le queda a las universidades, ya en la UNEFM, las autoridades nos arrebataron el fondo de jubilaciones del personal docente, el SISMEU centralizó los recursos del fondo de mutualidad que además son insuficientes y ahora pretenden usar las cajas de ahorro para financiar el Petro y no lo vamos a permitir”.

 

Por su parte, Deborah  Velásquez,  quien es presidenta  de la Asociación  de Profesores  de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (APUCLA),  aseguró al diario El Informador que: “Esta casa de estudios está  a punto de un cierre obligatorio por la falta de recursos para el debido mantenimiento de las diversas áreas estudiantiles que posee”.

 

De igual forma expresó que existe un empobrecimiento de los trabajadores de esta casa de estudios, ya no tienen ni siquiera para pagar el pasaje en el transporte público.

 

“Es lamentable que estos profesionales se han visto en la obligación de irse a otras latitudes buscando mejor calidad de vida, esto pareciera que fuera una política del Gobierno nacional”. Asimismo  informó que unos 24 profesores ordinarios y 19 contratados han renunciado en lo que va de 2018, para un total de 43 profesionales que se han retirado de esta casa de estudios. “Estamos perdiendo nuestros talentos” aseguró Deborah  Velázquez.

 

La Universidad del Zulia, fue la primera en anunciar que no daría clases de forma regular en este 2018, cuando el pasado 24 de enero, en sesión ordinaria, el Consejo Universitario de LUZ, denunció ante la comunidad universitaria, la ciudadanía y la opinión pública internacional, la situación que vive la universidad por la crisis política, social y económica que enfrenta el país, así como la ineficiencia por parte del Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Poder Popular de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, en la resolución de los problemas que enfrenta la Universidad.

 

Ahora mismo la casa de estudios zuliana mantiene un horario de contingencia, así lo informó Judith Aular de Durán, Rectora encargada de LUZ expresando “Las clases serán distribuidas 50 % presencial y 50 % a través de aula virtual”.

 

Aula Abierta condena todo tipo de prácticas que vulneren la autonomía universitaria y, por ende, condicionen el ejercicio efectivo de la libertad académica y el derecho de acceso a una educación superior de calidad. Por último, se exige la revisión y actualización inmediata de la estructura presupuestaria universitaria del año 2018, incluyendo sueldos y salarios, fondos de funcionamiento y providencias estudiantiles, con el fin de recuperar y progresar en los estándares de calidad de la institución y de la comunidad universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *