Atropellos contra la libertad académica y los universitarios en Venezuela resaltan a propósito del día internacional de los Derechos Humanos

La comunidad internacional (CIDH, OEA, ONU) ha entendido la importancia de reivindicar el goce y respeto efectivo de la libertad académica abordando esta problemática en sus informes.

El Día de los Derechos Humanos se celebra cada 10 de diciembre desde el año 1948, Aula Abierta conmemora esta efeméride universal y condena las violaciones de derechos humanos suscitadas en Venezuela, donde la comunidad universitaria ha sido uno de los principales blancos de ataque por parte de las autoridades gubernamentales.

El Día de los Derechos Humanos coincide con la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 por parte de la Organización de las Naciones Unidas, documento trascendental en la vida moderna. Mediante esta declaración se proclamaron los derechos inalienables e inherentes a todos los seres humanos sin distinción de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela inspira su catálogo de derechos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales de protección de derechos humanos. Sin embargo, el Estado venezolano no ha alineado sus políticas públicas para garantizar el goce efectivo y respeto de los mismos.

En esta trascendental fecha, Aula Abierta recuerda que históricamente las universidades han sido el epicentro del pensamiento crítico y plural de una nación, donde las ideas nacidas de un proceso científico-académico afloran y nutren directamente la democracia misma, razón por la cual las dictaduras comúnmente han tomado a la comunidad universitaria como principal blanco de ataque. El contexto de las universidades venezolanas durante los últimos años ha arropado una realidad en estos términos, donde se ha podido determinar que el Estado venezolano, a través de los distintos órganos que conforman los Poderes Públicos, ha implementado una política dirigida a acabar con los derechos humanos que protegen a los universitarios.

Sin duda alguna la importancia de la libertad académica para la democracia es crucial y su relación es consustancial, asimismo al ser un derecho humano se tiene la potestad de investigar científicamente, de dar una clase y de proyectar esos contenidos en una comunidad política determinada. Por tal motivo, la academia, en conjunto con la ciencia, representan una amenaza para las dictaduras, por tratarse de fuentes que contribuyen al desarrollo de las repúblicas, lo que trae como consecuencia que los regímenes dictatoriales alrededor del mundo ejerzan acciones con el objetivo de, no solo silenciar el pensamiento crítico y plural de la sociedad, sino además evitar que éste se desarrolle en las generaciones futuras, atentando contra una gama de derechos humanos en el ámbito universitario tales como la autonomía universitaria, la libertad académica y el derecho a una educación de calidad.

Aula Abierta, así como otras organizaciones y centros de derechos humanos que hacen vida en la comunidad universitaria y sociedad civil han venido documentado violaciones de derechos humanos en al ámbito universitario, donde se ha logrado evidenciar una práctica sistemática destinada a la vulneración de derechos como la libertad académica, la autonomía universitaria y el derecho a una educación de calidad. Parte de este actuar se materializó con la criminalización de la protesta contra universitarios, donde  la  represión y persecución contra estudiantes y profesores de la comunidad universitaria alcanzó niveles alarmantes.

Como consecuencia de la criminalización de la protesta, al menos 17 profesores universitarios fueron detenidos arbitrariamente en el 2017, al menos 21 estudiantes universitarios fueron asesinados,  y al menos 339 estudiantes resultaron detenidos arbitrariamente en el mismo año, algunos de ellos presentados ante la justicia militar y privados de libertad. Lamentablemente, el uso de la fuerza pública de manera desproporcional por parte de los cuerpos del Estado fue la regla, atacando en reiteradas oportunidades los recintos universitarios y las zonas residenciales.

De igual forma, el Poder Judicial en Venezuela ha sido utilizado por las autoridades del estado como un mecanismo de control político y social, entre el 2010 hasta el 2018 se han producido al menos 50 decisiones del Poder Judicial dirigidas a vulnerar la autonomía universitaria y la libertad académica. Recientemente La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia No. 102 en fecha 27 de noviembre de 2018 dictó una decisión declarando inexistentes y sin efectos jurídicos las elecciones estudiantiles de la Universidad de Carabobo celebradas en fecha 14 de noviembre de 2018.

De modo que, la Sala Electoral ordenó “a las autoridades de la Universidad de Carabobo, realizar todas las actuaciones necesarias y pertinentes con el fin de garantizar la posesión efectiva del cargo y el ejercicio inmediato de las funciones de la ciudadana Jessica Bello Barreto” (candidata oficialista).

Por si fuera poco el asedio constante de una deformada “justicia”, la academia se ha visto afectada por la realidad venezolana marcada por una profunda crisis económica, política y social acompañada de una asfixia presupuestaria que el Estado ha implementado contra las universidades autónomas del país, traduciéndose en un colapso generalizado: imposibilidad de mantenimiento e inversión, deterioro en la infraestructura, fallas del servicio eléctrico, y como consecuencia, la migración forzada de estudiantes y académicos, lo cual ha producido un incremento en los índices de deserción universitaria.

Instituciones de educación superior en Venezuela como La Universidad del Zulia (LUZ) se encaminan al borde del abismo, el presupuesto para el ejercicio fiscal de 2019 tendrá un déficit de 99,86 %, de acuerdo con las estimaciones de la Dirección General de Planificación. De los Bs. S 667.849.997.430 solicitados por LUZ para su funcionamiento durante el 2019, solo fueron aprobados y asignados Bs. S 933.583.563, apenas un 0,14 %, este monto aprobado por el Gobierno Nacional se convierte en la asignación deficitaria más alta de toda la historia de la universidad venezolana.

Lo expuesto ha servido como combustible para la sociedad civil, que más allá de ver estas situaciones con preocupación, ha entendido la importancia de reivindicar el goce y respeto efectivo de estos derechos, tanto nacional como internacionalmente. La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) conoció el 24 de octubre de 2018 por primera vez en su historia denuncias sobre derechos universitarios. Profesores Universitarios denunciaron la crisis de la educación superior en Venezuela en el 165° periodo de sesiones de la CIDH que se celebró en Montevideo, Uruguay. La audiencia contó con la participación de Aula Abierta, la Comisión de Derechos Humanos de la Facultad de Ciencias jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia y el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de los Andes, quienes representaron a un conjunto de organizaciones que formaron parte de la petición entre ellas, el Centro para la Paz y los Derechos Humanos de la UCV, la Coalición de Cátedras y Centros Universitarios de Derechos Humanos, la Asociación Venezolana de Derecho Constitucional, Epikeia – Observatorio Universitario de Derechos Humanos, Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello, Universidad Católica – Guayana, Universidad Metropolitana CDH-UNIMET y la Universidad de Carabobo.

De igual forma, Aula Abierta junto a distintos centros universitarios de derechos humanos ha denunciado las sistemáticas violaciones a los derechos universitarios en Venezuela, remitiendo informes a los órganos internacionales en materia de derechos humanos. De modo que la CIDH, la OEA y la ONU han abordado estas problemáticas en sus informes:

CIDH pide respeto la libertad académica y la autonomía universitaria

https://bit.ly/2MDchvo

Expertos independientes de la OEA afirman que se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela

https://bit.ly/2C38suQ

Alto Comisionado de DDHH de la ONU alerta en su informe sobre las violaciones y abusos de los Derechos Humanos en Venezuela

https://bit.ly/2wuYQmg

Este trabajo de incidencia ante los órganos internacionales para visibilizar la libertad académica y los derechos universitarios sigue siendo respaldado por distintos actores internacionales como Scholars at Risk (SAR) y la Asociación Internacional para la Investigación de Medios y Comunicación (IAMCR), y además por un serie de organizaciones, centros universitarios de derechos humanos que insisten en solicitar ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) el tratamiento de la temática universitaria en el marco de los periodos de sesiones; solicitudes que están avaladas por la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU), la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV), la Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes (APULA) y la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (APUZ), entre otras organizaciones gremiales, movimientos estudiantiles, centros de derechos humanos universitarios y ONGs de la sociedad civil.

En este sentido, en noviembre de 2018 se produjo la I Conferencia de las Américas sobre Libertad Académica, Autonomía Universitaria y Derechos Humanos en el Ámbito Universitario, evento organizado por Aula Abierta en conjunto con la Universidad Metropolitana (UNIMET), la Universidad Central de Venezuela (UCV), la Universidad de Los Andes (ULA), la Universidad del Zulia (LUZ), así como otras organizaciones y centros de derechos humanos universitarios. El evento representó el escenario que agrupó autoridades rectorales, profesores, estudiantes, representantes gremiales y demás miembros de la comunidad que hace vida en las universidades de Venezuela y de otros países de Las Américas, además de activistas de ONGs de derechos humanos del Continente. En la conferencia se reflexionó y discutió sobre la problemática, retos y desafíos en relación a la libertad académica, la autonomía universitaria y los derechos humanos en el ámbito universitario no sólo en Venezuela, sino también en Nicaragua, México, Colombia, Guatemala, Brasil, Haití, Honduras, Estados Unidos, entre otros países americanos, realizando planteamientos críticos y una serie de aportes a corto, mediano y largo plazo.

En la I Conferencia de Las Américas se abordó la temática contextualizando la situación de la “Emergencia Humanitaria Compleja en Venezuela” que se manifiesta en la decadencia del nivel de vida de los ciudadanos, mediante ineficientes políticas públicas en materia de salud, alimentación, en el área educativa, ambiental y económica. Sin embargo, las restricciones y amenazas contra la libertad académica, autonomía universitaria y derechos vinculados al entorno universitario, no sólo ocurren en Venezuela. Situaciones muy graves se presentan en Nicaragua, por ejemplo, así como en otros países de Las Américas (del Sur, Centro y del Norte). La Conferencia reunió a ponentes calificados de distintas latitudes para abordar esta problemática, desde el enfoque de derechos humanos, procurando establecer líneas de acción para la defensa y protección  de los derechos vinculados al ámbito universitario, pilares de toda  sociedad democrática.

En definitiva, la conquista de los derechos universitarios es una lucha que desde Aula Abierta se pretende desarrollar con más fuerza los años siguientes, donde se vislumbra la consolidación de estos derechos humanos a lo largo y ancho del continente americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *