Por primera vez en la historia CIDH conoce atropellos a la autonomía universitaria y libertad académica en las Américas

Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) conocerá de violaciones a la libertad académica en las Américas en el 171 Período de Sesiones a realizarse en Sucre, Bolivia del 7 al 16 de febrero de 2019.
Ante la recurrencia de situaciones y patrones de violación a la libertad académica, la autonomía universitaria, el derecho a una educación de calidad y prácticas de discriminación, criminalización de la protesta, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, así como otras formas de violencia contra estudiantes y/o profesores universitarios en distintos Estados de Las Américas, surgió la necesidad de solicitar ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) audiencia temática a los fines de discutir en profundidad algunas de las preocupaciones que cada día se presentan con mayor frecuencia en nuestro continente.
En efecto, las organizaciones que solicitantes de esta audiencia entre ellas el Centro de Investigación y Educación en Derechos Humanos de la Universidad de Ottawa, Aula Abierta Latinoamérica y el Centro Iberoamericano de Formación en Derecho Internacional y Derechos Humanos (CIFODIDH) han constatado distintas vulneraciones a los derechos mencionados en naciones como Brasil, Canadá, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, México, Nicaragua y Venezuela; representando el contexto venezolano y nicaragüense las situaciones más graves, lo cual atenta no sólo contra los derechos de las personas que tienen estatus de profesores o estudiantes universitarios, sino contra la democracia y la sociedad libre.
Poco a poco los órganos internacionales de protección de derechos humanos han valorado la importancia de la libertad académica y autonomía universitaria para las democracias. En este sentido, se hace indispensable dar a conocer las principales preocupaciones en la materia, entre ellas encontramos la violencia inducida por autoridades del Estado contra universitarios, criminalización de la protesta, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes, desapariciones forzadas y otros actos de violencia contra universitarios donde tanto en Venezuela como en Nicaragua se han verificado llamados desde el Ejecutivo Nacional a la violencia en entornos universitarios y contra actores universitarios. El 21 de noviembre de 2018, el Presidente de Venezuela Nicolás Maduro, en el marco del día del estudiante universitario, en cadena nacional de radio y televisión, solicitó a los estudiantes a crear “Milicias Universitarias” para defender la “revolución” y dar apoyo a su gobierno “con las armas en la mano”.
De igual forma, tanto en Venezuela como en Nicaragua se ha desarrollado una política de acciones restrictivas de criminalización contra la protesta universitaria y de ataques e irrupciones a los recintos universitarios, mediante la presencia de militares, policías o civiles armados ejerciendo acciones interventoras de control y vigilancia dentro y en los alrededores de las universidades. Además, las organizaciones solicitantes han constatado igualmente el ejercicio de acciones dirigidas a restringir las libertades de expresión, asociación, reunión y manifestación pacífica, lo cual ha restringido la libertad académica y el derecho a la educación.
Con relación a Nicaragua, entre abril y noviembre del 2018, la criminalización de la protestas contra los universitarios recrudeció, dejando un saldo de más de 600 de estudiantes privados de libertad, más de 500 muertes y víctimas de torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes. De igual forma, los profesores y el personal administrativo han sido víctimas de represalias gubernamentales, donde al menos 40 personas habrían sido despedidas entre julio y agosto del 2018 de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNANManagua). Obteniendo graves denuncias sobre la causa de los despidos como represalias por criticar a las políticas del gobierno de Daniel Ortega.
Varios profesores y estudiantes han sido víctimas de violencia, asesinatos y desapariciones en las Américas. En México destaca el caso de Salomón Aceves, Daniel Díaz y Marco Avalos, estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV) en Guadalajara, Jalisco, quienes fueron desaparecidos forzadamente el 19 de marzo de 2018, después de terminar un proyecto académico. Un mes después, los funcionarios locales informaron que fueron asesinados y que sus cuerpos fueron disueltos en ácido. De igual forma, la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa sigue impune, toda vez que el Estado mexicano se ha encargado de presentar una “verdad histórica” que ha desvirtuado el Grupo Interdisciplinario de Expertas y Expertos Independientes (GIEI) designado por la CIDH.
Sobre juicios y detenciones ilícitas, algunos estudiantes y profesores han sido víctimas de procedimientos administrativos, civiles o penales irregulares, arrestos sin justa causa, interrogatorios y/o detenciones por motivos falsos o ilícitos, que entes administrativos o gubernamentales han llevado a cabo en represalia por el ejercicio académico de la libertad de expresión y asociación. En mayo de 2018, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) fueron detenidos luego de tomar el edificio administrativo en un acto de protesta contra la privatización de universidades en todo el país. Según los defensores hondureños de la educación pública, la orden de las fuerzas policiacas era matar a los estudiantes. Después de un prolongado ataque, los estudiantes fueron detenidos sin una orden oficial ni la presencia de un juez y, más tarde, suspendidos por cinco años de la institución de educación superior.
En conclusión, se han constatado la reiteración de una serie de prácticas contrarias a la autonomía universitaria, la libertad académica y una serie de actuaciones de discriminación y represalias en el Sistema de Educación Superior, por tal motivo se hace indispensable este tipo de espacios para dar a conocer estas violaciones que sin lugar a dudas constituyen una gran amenaza al pensamiento, la democracia y una sociedad libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *