Miles de universitarios de la USB se quedan sin la posibilidad de asistir al campus debido a incumplimientos del Mppeuct en el servicio de transporte

El pasado 24 de abril los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar (USB), manifestaron su preocupación  al Consejo Directivo, de la universidad por la falta de recursos para el pago de las deudas del transporte dejando en riesgo la paralización  el servicio a partir del lunes 29 de abril.

La situación del transporte en esta universidad, se debe  a deudas acumuladas a las empresas que prestan el servicio y que asciende a Bs. 1.133.010.209,80 en el caso estudiantil. La deuda total del servicio de transporte tanto estudiantil como de personal alcanza los 2.990.147.566 bolívares, correspondiente a parte de enero, y los meses de febrero, marzo y abril, del transporte estudiantil, y del mes de abril, en el caso del transporte de personal.

La profesora Mariella Azzato, vicerrectora administrativa encargada, ha señalado que la problemática del transporte ha sido  notificada al Ministerio para la Educación Universitaria, hasta ahora no ha habido respuesta a las comunicaciones enviadas al Ministerio, sobre las insuficiencias presupuestarias, de las cuales se ha estado informando a ese despacho desde enero de este año, ni de la comunicación enviada a principios de mayo solicitando una reunión para declarar la emergencia universitaria ocasionada por la falta de transporte, según se evidencia en la comunicación N° REC/2019/044 de fecha 06 de mayo 2019.

Por su parte los representantes estudiantiles de la Federación de Centros de Estudiantes (Fceusb), solicitaron ser acompañados a la sede del  Ministerio de Educación Universitaria por el  profesor Víctor Theoktisto, representante ministerial en el Consejo Directivo de la USB, para exigir el pago del monto adeudado

La petición de los estudiantes de ser acompañados por el representante ministerial surgió porque la última vez que acudieron  a esta sede, fueron agredidos por grupos de civiles armados que les impidieron ser atendidos por algún funcionario gubernamental.

El impacto en la comunidad estudiantil, profesoral, administrativa y obrera de esta universidad, impide el cumplimento de actividades académicas y administrativas, tanto en la sede Litoral en el estado Vargas  como en Sartenejas en el estado Miranda, haciendo que estudiantes, profesores y empleados no puedan llegar a cumplir sus funciones. Al menos 8 mil estudiantes dependen del uso del transporte universitario y en estos momentos no pueden llegar a clases.

La USB solo tiene dos unidades propias para prestar el servicio y solo puede garantizar el 17% de sus estudiantes.

Los estudiantes aseguraron que desde el mes de enero de 2019 se encuentran afectados ante la reducción de horarios y fusión de rutas, lo que sigue aumentando la cantidad de estudiantes que se han quedado varados en la universidad a la espera de transporte. Ante la paralización del servicio ya sería imposible asistir a la universidad, poniendo en riesgo los trimestres.

El pasado 15 de mayo, un grupo de estudiantes de la USB, se concentró en la afueras del Ministerio para la educación universitaria, para exigir repuestas  ante el ente responsable de realizar el pago a la empresa de transporte.

Foto @FCEUSB

Según lo  informado por las autoridades de USB en el Consejo Directivo, realizado el martes 14 de mayo,  las unidades de transporte de las empresas que se mantienen operativas prestarían servicio hasta el miércoles 15 de mayo en la sede de Sartenejas, mientras que en la sede del Litoral el martes 14 de mayo.

Esto situación trajo como consecuencia, que a partir del jueves 16 de mayo, la USB solo podrá contar con solo dos  unidades propias que cubrirán solo dos rutas  (Coche y Baruta) hacia Sartenejas, mientras que en el Litoral no habrá transporte a partir del miércoles.

Las pocas unidades operativas con la que cuenta la USB, tiene en promedio 40 años funcionando, requieren de mantenimiento mecánico de alto costo  debido al desgaste que sufren diariamente. Ese mantenimiento también es ofrecido por las empresas concesionarias, las cuales no tienen recursos para proveer el servicio, por lo que las unidades se estarán paralizando en la medida en que dejen de recibir la atención mecánica requerida.

En relación a las actividades administrativas, los trabajadores también se ven afectados al igual que muchos profesores por la falta de transporte. Esto hace que bibliotecas y servidores web no presten servicio algunos días debido a que el personal responsable no logra llegar a la universidad. Como está sucediendo en la Biblioteca de Sartenejas y la Biblioteca de Camurí.

Sobre la referida crisis en el servicio de transporte la estudiante de Comercio Exterior de la Universidad Simón Bolívar, Fabiola Misle manifestó “La crisis en el transporte afecta a toda la población universitaria puesto que ambas sedes de la universidad se encuentran retiradas del metro de Caracas y de cualquier medio de transporte, aproximadamente desde el 26 de abril el Ministerio de Educación Universitaria se ha negado a cubrir los pagos pendientes a las empresas que prestan el servicio de transporte, a pesar de haberlo prometido en varias oportunidades. Los estudiantes nos vemos afectados, ya que la gran mayoría necesita del servicio de transporte para asistir al campus universitario”.

Autoridades del Ministerio para la educación universitaria se comprometen a  cumplir con los pagos[.

Durante una reunión celebrada el jueves 16 mayo entre autoridades del MPPEUCT y la USB, se lograron compromisos importantes de ambas partes para ir dando salida a los temas planteados en los servicios de  transporte, comedores y otros.

El Ministerio se comprometió a otorgar un pago parcial de la deuda del servicio de transporte que se tiene hasta el mes de marzo, para los días 20, 21 y 22 de mayo, para lograr el restablecimiento del servicio de transporte.

La USB se pronuncia.

A partir del próximo lunes 3 de junio, la Universidad Simón Bolívar no contará con ninguna ruta de transporte, un servicio del cual depende 80% de los miembros de la comunidad uesebista.

La paralización del servicio se debe a la imposibilidad de pagar la deuda acumulada con las empresas que prestan el servicio, y la falta de respuesta del Ministerio de Educación Universitaria sobre los recursos para cancelarla.

Esta semana la USB recibió Bs. 150.000.000,00, un monto que representa solo 12% de la deuda acumulada del transporte estudiantil hasta marzo de 2019, y ha continuado haciendo gestiones ante el MEU con la finalidad de que indique las fechas estimadas de próximos envíos de recursos que permitan honrar lo adeudado e ir restituyendo el servicio de transporte de manera progresiva, informó la Dirección de Servicios.

La USB también está a la espera de respuesta sobre el transporte de personal, toda vez que los recursos por este concepto formaban parte y eran pagados a través de la maqueta de gastos de personal, pero que desde marzo ese concepto fue eliminado de la nómina, desconociendo un derecho establecido en el Instrumento Normativo, la Convención Colectiva del sector universitario y la Ley del Trabajo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *