Obreros de la UCV denuncian condiciones precarias para trabajar y solicitan la renuncia del director de seguridad por “hostigamientos”

Miembros del personal obrero del departamento de seguridad de la Universidad Central de Venezuela (UCV) cerraron este viernes el acceso al recinto universitario, como medida de protesta para exigir la renuncia de Agustín Chirinos, director de Seguridad de dicha casa de estudios.

Los vigilantes denunciaron que reciben hostigamientos por parte de Chirinos y manifestaron que no cuentan con las herramientas necesarias para trabajar debidamente: sus radios no funcionan y poseen un solo vehículo (motocicleta) para trasladarse por todo el campus.

También afirmaron que durante las noches se exponen a condiciones inseguras, ya que el campus carece de alumbrado y no hay disponibilidad de “garitas”, para resguardarse y, las que quedan, se encuentran desprotegidas.

La toma se llevó a cabo, por segundo día consecutivo, en las puertas principales de la universidad a partir de las 8:30 de la mañana, donde realizaron denuncias relativas a las precariedades condiciones laborales que padece el cuerpo de vigilancia que labora dentro del recinto universitario.

Según las declaraciones de los manifestantes, el motivo de la protesta se debe, entre otras cosas, a que cuentan con poco personal para cubrir por completo el recinto, pues se les asigna un espacio muy amplio para su alcance.

Mediante un comunicado leído por uno de los trabajadores, afirmaron que se mantendrán exigiendo sus derechos y responsabilizaron a la rectora de la UCV, Cecilia García Arrocha, de lo que “sucede en el recinto universitario”.

“Retiraremos al personal de las puertas y los servicios externos gracias a la falta de interés que demostraron al conflicto que existe sobre el descontento, maltrato, persecuciones y humillaciones a todo el personal de seguridad por parte de la directiva”, expresaron en el comunicado.

En el informe “Inseguridad en el recinto universitario: un reto para la libertad académica, la autonomía universitaria y el derecho a la educación de calidad” realizado por Aula Abierta, se reseña las precarias condiciones de inseguridad para laborar dentro de las instituciones públicas de país.

Asimismo, mediante el informe “Universitarios en el marco de la emergencia humanitaria compleja venezolana” se visibiliza los escenarios a los que están sometidos los empleados y el deterioro de los servicios básicos debido a una asfixia presupuestaria.

Dos protestas en una semana

El pasado miércoles los trabajadores de seguridad universitaria de la UCV también cerraron los estacionamientos para exigir la destitución del director de Seguridad, Agustín Chirinos.

Por su parte, a través de las redes sociales del Movimiento Estudiantil Viva la UCV, se detalló que la protesta se mantuvo desde tempranas horas de la mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *