Instalaciones de la escuela de medicina de la UCV, la nueva “vivienda” para los indigentes

La representación estudiantil del Centro de Estudiantes y el Consejo de la Escuela de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Luís Razetti, denunció la presencia de indigentes en los alrededores de la escuela, quienes, además de usar como “vivienda” las instalaciones, causan daños estructurales.

La denuncia la hicieron mediante un comunicado, donde también manifestaron su descontento sobre el hecho, ya que la escuela “Luis Razetti” fue recuperada, previamente, gracias a la colaboración de estudiantes, profesores y trabajadores de la Facultad de Medicina.

Asimismo, también exigieron en el documento que se pronuncien las autoridades ante este hecho que afecta a la facultad a nivel estructural, ambiental y de seguridad.

“Se exige una respuesta de las autoridades competentes para evitar que dichos hechos sigan ocurriendo, los cuales no solo perjudican a los estudiantes sino a los diferentes componentes que hacen vida en la escuela”, expresaron en el documento publicado en las redes sociales.

Por su parte, la secretaria de reivindicaciones del Centro de Estudiantes de la escuela de Medicina, María Tamayo, exigió a las autoridades que la facultad que tome medidas para resguardar el patrimonio universitario.

“Exijo a las autoridades de la Facultad de Medicina hacer frente a la problemática que se vive en la Escuela Luis Razetti y asumir la responsabilidad que se le es atribuida con el cargo. Esto no puede seguir ocurriendo”, señaló la dirigente estudiantil en entrevista para Aula Abierta.

Alejandro Rísquez, profesor titular y jefe del Departamento de Medicina Preventiva y Social indicó que los indigentes arrojan basura y hacen sus necesidades fisiológicas en el lugar.

“Hay mucha inmundicia y excremento humano en toda la fachada del edificio sede principal y jardines”, aseveró.

Una vez más Aula Abierta puede constatar como esta situación genera una afectación a la educación de calidad porque no se cumplen con los parámetros de desarrollo sostenible establecidos por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Además, esta problemática se origina porque el Estado venezolano ejerce una política de asfixia presupuestaria en contra de las principales universidades públicas del país, por ende las instituciones no tienes recursos para pagar personal de seguridad o vigilantes que resguarden el patrimonio durante la cuarentena social presentada por el Covid-19.

Véase el informe “Afectaciones a la educación de calidad en las universidades públicas venezolanas en el marco del COVID-19”, donde se presentan los padecimientos que tienen las casas de estudios en medios de un aislamiento social que las ha dejado a solas.

Véase el comunicado sobre los 112 incidentes de inseguridad que han abatido a las instituciones autónomas venezolanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *