Al menos 2 mil estudiantes de medicina de la UCV afectados en su carrera por la cuarentena

¿Cómo afronta un estudiante universitario la educación a distancia cuando su carrera contiene un componente práctico determinante?

Foto cortesía: Somos Tu Voz – Gregory Jaimes

Las estrategias de educación a distancia implementadas por algunas universidades durante el aislamiento social por COVID-19, no garantizan la prosecución de las actividades académicas de todas las carreras, fundamentalmente la de medicina.

El representante estudiantil ante el Consejo Universitario de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Vicente Signorile, manifestó en Aula Abierta Radio que, al menos, 2 mil estudiantes de medicina están afectados porque no pueden continuar con sus prácticas a través de la modalidad a distancia.

“Sólo en la escuela Luis Razetti somos unos 200 estudiantes por promoción, es decir, que si son 6 años de carrera estamos hablando de mil doscientos estudiantes. En el núcleo Vargas son entre 120 y 150 estudiantes por promoción. Al llevar esto a la tasa de estudiante afectados obtenemos una tasa alta”, reseñó.

Signorile señaló que la situación que vive el estudiantado hoy “no solo se queda en lo académico” porque quedarán ambulatorios sin cubrir, ocasionando así un “problema de salud pública a nivel nacional”.

Según explicó el consejero, los estudiantes que pasan de quinto a sexto año ocupan los ambulatorios en sus prácticas y posteriormente al siguiente año pasan a “la rural”, lo cual significa que serán los encargados del ambulatorio. Sin embargo, debido a que los estudiantes no están cumpliendo con ello se retrasaría el procedimiento causando de esta manera la ausencia de pasantes.

Intentar la educación a distancia “ha sido súper difícil”

El representante estudiantil también describió los problemas a los que se enfrentan los estudiantes para ver clases a través del sistema de clases a distancia de la UCV —el cual fue aprobado por el Consejo Universitario—, pues los diversos problemas de servicios públicos irrumpe una educación de calidad.

Recordemos que Aula Abierta pare el informe Afectaciones a la educación calidad de las universidades públicas venezolanas en el marco del COVID-19 evaluó la situación de conectividad y otros servicios durante el periodo de cuarentena, donde se obtuvieron cifras como que el 80% de los estudiantes tienen limitaciones por falta de electricidad y el 72% calificó de negativa el servicio de internet en su hogar.

“No podemos cambiar ir al hospital por clases online

Signorile, también refirió que en el caso de medicina la parte práctica es “irreemplazable”, por lo tanto la enseñanza se ve perjudicada. “Se ha intentado ejecutar algunos planes que nos permitan continuar con la parte teórica, pero ha sido súper difícil en materia de conectividad”.

Según afirmó el estudiante son al menos 15 cátedras a las que no se les puede dar continuidad solo a través de la virtualidad como psiquiatra, medicina interna y pediatría.

“Es imposible llevar a los médicos a una parte netamente teórica. Necesitamos ese contacto con el hospital, con el paciente, interrogarlo, hacerle la semiología y que el profesor nos corrija”, destacó Signorile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *