Profesores Universitarios rechazan la suspensión de la prima de titularidad

Según la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (APUZ), de concretarse la suspensión de la prima de titularidad, esa casa de estudios se sumaría a otras universidades donde el mencionado beneficio le fue arrebatado a los docentes de su salario, tal es el caso de la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), que dejó de percibir el pago de la prima desde el año 2013.

Mediante un comunicado, la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (APUZ), denunció que recibieron un oficio de la Dirección de Recursos Humanos de LUZ donde manifiesta a la Junta Directiva, su preocupación en virtud que existen dudas con el pago de la prima de titularidad que cobran los profesores de esta casa de estudios.

El pago de la prima de titularidad es un beneficio que tiene más de 30 años de existencia en la relación laboral de los profesores universitarios, siendo acordada en las actas convenios gremiales, las Normas de Homologación, aún vigentes según los docentes y, posteriormente, en las llamadas Convenciones Colectivas Únicas del sector universitario (CCU).

En la tercera Contratación Colectiva Única (CCUIII) del sector universitario, impuesta por el Gobierno en el 2017, la prima de titularidad fue adicionada a la prima por antigüedad, comportando una regresión de los beneficios laborales de forma inconstitucional.  Debido a la presión de las asociaciones de profesores, a los docentes de distintas universidades se les sigue cancelando monetariamente tal concepto; el cual pretende ser eliminado arbitrariamente por el  el Gobierno de Venezuela, quitándole así nuevamente un beneficio económico a los profesores, al suspender el pago correspondiente.

Violación al derecho laboral

Según la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (APUZ), de concretarse la suspensión de la prima de titularidad, esa casa de estudios se sumaría a otras universidades donde el mencionado beneficio le fue arrebatado a los docentes de su salario, tal es el caso de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), que dejó de percibir el pago de la prima desde el año 2013.

La presidenta de APUZ, Molly González, subrayó que este hecho “pasa a ser una violación flagrante de nuestros derechos laborales, específicamente el artículo ochenta y nueve de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que habla del derecho de la intangibilidad y la progresividad que tienen que tener los elementos salariales dentro del salario del venezolano”.

“Tú no puedes desmejorar el salario a una persona porque te dio la gana de desmejorárselo. Entonces, nosotros dentro de nuestro salario teórico tenemos esa prima y esa prima no está siendo respetada; esta prima quieren eliminarla”, indicó González a Aula Abierta.

Aunque rechazan su eliminación, los profesores no tienen certeza de cuánto es monto cancelado por concepto de la prima de titularidad que reciben actualmente. “Los profesores de la Universidad del Zulia no tenemos acceso al detalle de pago porque el sistema de dirección de comunicación, que es el que nos permite el acceso al detalle de pago, tiene más de un año sin funcionar, es decir, nosotros no sabemos cuánto nos pagan, no sabemos cuánto vale esa prima (…) esta información solamente la tiene la gente de Dirección de Recursos Humanos y la Dirección de Información y Comunicación de la Universidad del Zulia”, destacó González, presidenta de la APUZ.

“A la Asociación le fue muy cuesta arriba averiguar con certeza si esa prima estaban cancelándola o no. Por ahora, la están cancelando, pero hay un oficio de la Dirección de Recursos Humanos que dice que la prima no se va a cancelar”, añadió Molly González.

La ONAPRE intenta desacreditar a las universidades

Por otra parte, el Vicepresidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV), Tulio Olmos, aseguró que “este nuevo intento de la ONAPRE no es otra cosa que el sistemático desmantelamiento de las universidades y su meritocracia”.

Para Olmos, esta acción desacredita al sector universitario. “Si hay algo que ha demostrado estos gobiernos últimos a lo largo de estos años, es que sienten un profundo desprecio por la academia y por la meritocracia. Que ejecuten esta nueva medida de desconocer la prima de titularidad a los profesores es otro aspecto que tiene que ver con el desprecio que sienten por el sector universitario, por el conocimiento, pero, además por la meritocracia”, señaló Olmos para Aula Abierta.

“Si ONAPRE desconoce la prima de titularidad, se coloca al margen de la Constitución”

Otra de las universidades que hace frente a esta situación es la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), a través del presidente de la Asociación de Profesores de la UNEG, Raúl Brito, quien manifestó que “si ONAPRE desconoce la prima de titularidad, se coloca al margen de la Constitución y las leyes de la República. La prima de titularidad es un acuerdo contractual, cuando se cambia un acuerdo es para mejorar. Los derechos son progresivos e intangibles, así lo establece nuestra carta magna”.

Brito explicó que para llegar a ser titular se requiere de una preparación obligatoria. “Desconocer la prima de titularidad es desconocer el esfuerzo que se ha hecho para llegar a ser profesor titular. Para ser profesor titular en una universidad tiene que haber subido una serie de escalafones, significa haber hecho trabajos de investigación, haber hecho trabajos de cuarto y de quinto nivel, en algunos casos, maestría y doctorado”, declaró Raúl Brito para Aula Abierta.

 “Llegar a ser profesor titular significa un reconocimiento, porque es el máximo escalafón que tiene un profesor universitario y cuando se fijaron las normas de homologación y los contratos colectivos contractuales, se le dio como un reconocimiento (…) ese tipo de reconocimiento tiene su valor monetario pautado en función de un porcentaje”, sentenció Brito, presidente de la APUNEG.

Desconocer el pago de la prima de titularidad, no solo va en contra de la cultura de la meritocracia, además, contraviene el artículo 7 del Protocolo de San Salvador, referente a las condiciones justas de trabajo, donde estipula que se debe recibir “una remuneración que asegure como mínimo a todos los trabajadores condiciones de subsistencia digna y decorosa para ellos y sus familias y un salario equitativo e igual por trabajo igual, sin ninguna distinción.”

Por Vanessa Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *