Trabajadores de la UCLA denuncian discriminación de parte del SISMEU

El Instituto de Previsión Social de los Trabajadores Administrativos de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (IPSTAUCLA), denunció que los trabajadores de esa casa de estudios fueron excluidos de la entrega anual de medicamentos, establecida por parte del Sistema Integral de Salud del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (SISMEU).

El presidente del IPSTAUCLA, Juan Carlos Sánchez, señaló que la UCLA no fue notificada del operativo anual de medicamentos del SISMEU, a diferencia de otras universidades que fueron convocadas, como es el caso de la Universidad Politécnica Territorial Andrés Eloy Blanco (UPTAEB), aunque no recibieron el beneficio en su totalidad.

“Se comenzó a entregar de una manera muy reducida y con un listado muy reducido, que a estas alturas no sabemos de dónde salió, algunos tratamientos, o sea, esos tratamientos ya venían con nombre y apellido. Cuando se anunció que venían a Barquisimeto fue igual, se notificó que vendrían para acá, pero solo a la UPTAEB, al oeste de Barquisimeto, y con una lista previa que ellos habrían publicado”, manifestó Sánchez en entrevista para Aula Abierta.

“Ni siquiera los trabajadores y los familiares, en su totalidad, de esa universidad –UPTAEB- recibieron el beneficio. Eso fue así, mucho menos sería para el resto de las universidades y estoy hablando de UCLA, UNEXPO, Simón Rodríguez, UPEL, entre otras”, agregó el Presidente del IPSTAUCLA.

Por otro lado, Sánchez expresó que a pesar de que es una ayuda para los trabajadores de la UPTAEB, no se han mencionado las razones por las cuales los trabajadores de la UCLA no serán beneficiados como en años anteriores.

Transgresión de pactos internacionales

Hasta el 2018 se realizaba, al menos, un operativo anual de entrega de medicamentos a los trabajadores universitarios. La exclusión de la UCLA en esta oportunidad por parte del SISMEU menoscaba el protocolo de San Salvador, reafirmado por Venezuela el pasado viernes 24 de julio ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el cual establece en su artículo 7, “Los Estados partes en el presente protocolo reconocen que el derecho al trabajo al que se refiere el artículo anterior, supone que toda persona goce del  mismo en condiciones justas, equitativas y satisfactorias para lo cual dichos Estados garantizarán en sus legislaciones nacionales, de manera particular: a) una remuneración que asegure como mínimo a todos los trabajadores condiciones de subsistencia dignas y decorosas para ellos y sus familias y un salario equitativo e igual por trabajo igual y sin ninguna distinción”.

Asimismo, el Estado incumple con la obligación de no discriminación consagrada en el artículo 3 del Protocolo de San Salvador, que establece: “los Estados partes en el presente protocolo se comprometen a garantizar el ejercicio de los derechos en el que en él se enuncian, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.

La exclusión de los trabajadores de la UCLA del programa de entrega de medicamentos también representa una trasgresión del Pacto de Derechos Económicos Sociales y Culturales, que en su artículo 12 reconoce el derecho que tienen todas las personas a gozar del óptimo estado de salud física y mental, teniendo el Estado la obligación de crear y adoptar las medidas que garanticen tal derecho sin ser excluyentes.

Violaciones a la libertad de asociación

La Federación de Trabajadores Universitarios de Venezuela (FTUV) es la que actualmente viene discutiendo normativas laborales en reuniones unilaterales con el Estado, desde entonces, dirigentes empezaron a denunciar mayores deficiencias en el área de la salud y otros servicios. De esta manera, excluye a distintas federaciones y sindicatos a la hora de tomar decisiones, lo que se convierte en un diálogo exclusivo y viola la libertad de asociación, como lo han expuesto los dirigentes sindicales en denuncias documentadas por Aula Abierta.

Sánchez aseguró que cuando la FTUV empezó a tomar decisiones junto con el Estado, incurrió en “discriminación, burocracia, exclusión, respuestas tardías y situaciones no concretas”.

“Más que FTUV, es a los dirigentes de la FTUV, porque hay otros que les están reprochando a los dirigentes de FTUV esta situación, incluso hasta en su misma casa hay discusiones sobre el tema”, expresó el presidente del IPSTAUCLA, Juan Carlos Sánchez.

Entrega de medicamentos es “un clamor”

Ante la emergencia humanitaria compleja que atraviesa el país, es una necesidad que los trabajadores de la UCLA también sean beneficiados. “Es un clamor de los trabajadores y de los familiares la entrega oportuna, inmediata, continua de los tratamientos. Hay personas que se agravan, no tanto por la propia enfermedad crónica que tienen sino por la falta de continuidad del tratamiento”, indicó Juan Carlos Sánchez, presidente del IPSTAUCLA.

Por Vanessa Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *