Durante 4 años: Estudiantes de la ULA denuncian afectaciones por bote de aguas negras

Foto: Cortesía.

Desde hace más de cuatro años, el Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes (IAHULA) mantiene un constante bote de aguas negras en su estacionamiento, el cual conecta con la Facultad de Farmacia y Bioanálisis de la Universidad de Los Andes (ULA), por lo que genera un problema de salubridad que afecta a los estudiantes de esas carreras y a la comunidad en general.

Dada esta situación, todas las personas que transitan por el estacionamiento del IAHULA quedan expuestas a la posibilidad de contraer alguna enfermedad generada por el derrame de aguas residuales. Entre las enfermedades más comunes que pudieran contraerse destacan el paludismo, el zika y el dengue.

Luis Contreras Isla, Presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Farmacia de la Universidad de Los Andes, hizo una denuncia a través de sus redes sociales, en la que destaca “que es un ecosistema ideal para la proliferación y propagación de enfermedades (…) además de las molestias que causa los olores nauseabundos de la materia fecal, desechos que se traspasan a nuestro espacio universitario en épocas de lluvias”, expresó el dirigente estudiantil.

Además, Contreras explicó, en entrevista para Aula Abierta, que el bote de aguas negras tiene una “extensibilidad de más de veinte metros” y, a medida que pasa el tiempo, ha generado la aparición de roedores.

“La incomodidad que genera para nuestra comunidad, el recibir clases en el edificio de microbiología, en los laboratorios, por esos olores nauseabundos que produce la materia fecal provenientes de estas aguas, las cuales traspasan a nuestra facultad en el momento que hay épocas de lluvia, que incluso llega hasta el edificio donde hace vida más que todo la escuela de farmacia y que empoza también en lo que es el estacionamiento donde estacionan los profesores, cosa que se hace desagradable al momento de transitar dentro de nuestra facultad”, manifestó Contreras.

Enfermedades desatadas por problemas de salubridad

El dirigente estudiantil, Contreras, asegura que entre las afectaciones más preocupantes por el derrame de aguas negras en las adyacencias de la universidad destaca el riesgo de proliferación de enfermedades por vectores, aunque no sean habitualmente producidos en el lugar.

“Aquí se pueden proliferar enfermedades por vectores como el zika, el dengue, el chikungunya, el paludismo, que si bien sabemos, el transmisor de esta enfermedad no es endémico de la zona, pero en el Hospital Universitario ya hay cinco casos de paludismo, situación alarmante y el ecosistema es idóneo para la reproducción de estos vectores”, manifestó el Presidente del Centro de Estudiantes de la Escuela de Farmacia de la ULA.

“Si no se atiende esta problemática, al momento de volver a las clases presenciales no solamente tendremos el Covid, sino que también se puede generar un brote de estas enfermedades ya expuestas anteriormente”, indicó Contreras.

Unos 1800 estudiantes están expuestos

Existe una cantidad de estudiantes inscritos en la Facultad de Farmacia y Bioanálisis que durante todo este tiempo han sido expuestos a esta situación de insalubridad, sin embargo, no hay un registro de contagios por las enfermedades producidas a través de vectores.

“Tenemos una data extensa de los estudiantes que hacen vida en nuestra universidad. Hay inscritos hasta 1800 estudiantes universitarios que hacen vida en las instalaciones de la Facultad de Farmacia y Bioanálisis. Por los momentos, no tenemos afectados en estos tiempos del confinamiento a causa de la pandemia”, expresó Contreras.

“Pero si hemos tenido días atrás, gracias a Dios y al señor Leider Salinas, uno de los trabajadores de nuestra facultad, que es quien con unas simples botas de caucho y una pala, se encarga de limpiar un poco el desagüe para que este empozamiento no sea tan crítico”, añadió el dirigente estudiantil.

Denuncias no se hicieron esperar

Luis Contreras Isla, declaró a Aula Abierta que hicieron el llamado a los entes responsables de reparar las tuberías, sin embargo, no han recibido respuestas.

“Hemos hecho las denuncias pertinentes, hemos pasado los oficios correspondientes a los distintos entes gubernamentales. Queremos dejar en claro que no es un problema de la Facultad de Farmacia y Bioanálisis, esto no le compete a nuestra facultad, sino que es una problemática que su raíz es el Hospital Universitario, que por la situación donde se encuentra (…) es que nos vemos afectados directamente”, señaló Luis Contreras Isla.

“Anteriormente, se han hecho las denuncias desde la dirección del Hospital Universitario, en conjunto accionando con las autoridades de la facultad. El ente gubernamental responsable de las aguas servidas en esa zona es Aguas de Mérida, un ente secuestrado por el régimen y que a medida que se han hecho las denuncias, se ha hecho las solicitudes del apoyo para que solucionen esta problemática, lo único que han hecho es ignorar la situación y no hacerse responsable”, concluyó Contreras, Presidente de la Escuela de Farmacia.

Por Vanessa Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *