Vicepresidente de la APUC: la indiferencia del Ministerio de Educación Universitaria es “nefasta”

Vicepresidente de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo (APUC), Gerardo Vásquez, calificó la indiferencia por parte del Ministerio de Educación Universitaria como “nefasta” ante la falta de respuesta sobre la solicitud del aumento salarial, para mejorar las condiciones de los profesores universitarios.

Además, sostuvo que el Concejo Universitario convocó a todos los sectores de la universidad que tenían planteamientos sobre las tablas salariales e hicieron una segunda propuesta, inferior a la primera y tampoco fue respondida.

Cabe destacar que en marzo de este año,  la APUC presentó una referencia de dolarización en las tablas salariales al Ministerio de Educación Universitaria, debido a la situación de hiperinflación que vive el gremio profesoral.

“Nosotros presentamos en el mes de marzo una propuesta donde, en virtud de analizar toda la situación nacional, la crisis, los sueldos y las remuneraciones para los profesores a nivel de América Latina, nosotros situamos un arranque de los sueldos para un instructor en 425 dólares y para un titular en 1305 dólares. Esa propuesta se la entregamos nosotros al ministro”, expresó Gerardo Vásquez, Vicepresidente de la APUC.

“Se suscitó también, por el problema interno que están viviendo las universidades donde hay una polémica alrededor de la situación de las primas, el Concejo Universitario decidió convocar a todos los que tenían planteamientos alrededor de los salarios y allí se hizo una propuesta que, incluso, fue muy inferior a la propuesta de la Asociación de Profesores y situó los sueldos para un titular, aproximadamente, en 225 dólares. Pero esa propuesta, a pesar que tuvo esa caída tan vertiginosa y muy por debajo, el ministro tampoco le dio respuesta”, manifestó Vásquez.

Trabajadores exigen condiciones dignas  

Según lo establecido en el artículo 367 de la Ley Orgánica del Trabajo de los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT), el deber de organizaciones sindicales es “Proteger y defender los derechos individuales y colectivos de sus afiliados y afiliadas, mejorando las condiciones materiales, morales e intelectuales y el interés supremo del trabajo como hecho social y proceso generador de riqueza para su justa distribución”, por lo tanto, el no reconocimiento de las solicitudes de los trabajadores universitarioa por parte del Estado, afecta los derechos y las atribuciones de los sindicales.

Además, la Oficina Nacional de Presupuesto (ONAPRE) había considerado la suspensión de la prima de titularidad del profesor universitario, alegando que está subsumida en la prima de antigüedad que describe la llamada Tercera Convención Colectiva Única (CCUIII), impuesta por el gobierno de facto de forma unilateral. Así viola lo establecido en el artículo 18 de la LOTTT que considera que ninguna contratación colectiva puede desmejorar el salario de un trabajador.

“Las condiciones, en general, que necesita un profesor universitario tienen dos niveles, las condiciones de su vida existencial que están garantizadas por la propia constitución en el artículo 104, un régimen de vida digno a través de un salario que, efectivamente, cubra las necesidades de la familia y las necesidades por las cuales pueda contar con transporte, con seguridad, con vivienda, con todos los elementos para una vida digna”, declaró para Aula Abierta Gerardo Vásquez.

El deterioro de la universidad venezolana no permite el buen desenvolvimiento ni el ejercicio de la investigación, por lo que las actividades de docencia también se han visto vulneradas.

“También, se tiene lo que nosotros entendemos que es el desenvolvimiento de lo que es la universidad misma, que presenta ahorita un grave deterioro por la infraestructura, las zonas de la biblioteca, las condiciones de trabajo son deplorables (…) las condiciones para el sostenimiento como las zonas recreacionales, las zonas de atención, como mantenerse todo un día para atender toda la dinámica académica que no solamente son las clases sino el tiempo de dedicación, la posibilidad de investigar, la conectividad”, así lo definió Vásquez.

Indiferencia por parte del Ministerio de Educación Universitaria

El Vicepresidente de la APUC, Gerardo Vásquez, precisó que no han recibido ninguna respuesta por parte del Ministerio de Educación Universitaria sobre el planteamiento de los ajustes en las tablas salariales, referenciado en dólares.

“Con relación a la respuesta del ministro Trompiz, la OPSU y el propio ministerio de Ciencia y Tecnología no ha habido ninguna, nosotros incluso tuvimos una convocatoria, que hizo el gobernador del estado, para tratar de encontrar un punto común con los sectores de Carabobo y la universidad estuvo muy interesada porque está muy descuidada por parte del presupuesto centralizado (…), pero en esa oportunidad, el ministro no mostró ningún interés y quiero decir con toda responsabilidad que el panorama es muy negro para todas las universidades desde el punto de vista de los incrementos de sueldo y de las oportunidades de remuneración”, reseñó Vásquez.

Aunado a esto, Vásquez asegura que el ministro de la Educación Universitaria, César Trompiz, señaló que se vuelve muy difícil para el ministerio y el gobierno el mantenimiento de las universidades y que es muy probable, para el año entrante, que las universidades busquen una nueva forma de encontrar los presupuestos y el financiamiento para poder mantener sus actividades.

“Nosotros vamos a tener que tomar medidas de emergencia y estos son unos meses en que nos vemos obligados a tratar de poner el mejor esfuerzo por encontrar efectivamente la misión de la universidad, transformaciones a lo interno, transformaciones en nuestra visión de la universidad que tengan como propósito repotenciar las fuerzas interiores de todo su potencial académico”, reveló el Vicepresidente de la APUC, Gerardo Vásquez.

El Vicepresidente de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo denunció que “en el 2007, comenzó una práctica que se limita a otorgar un porcentaje de lo que piden las universidades, si la universidad necesita el cien por ciento de su programa, entonces, a partir de allí comenzaron a dar el treinta y cinco, el veinte por ciento (…) esa es la triste historia que nosotros hemos venido viendo en las universidades”, reseñó Vásquez.

Reducción en las primas de responsabilidad

Otro hecho mencionado por el Vicepresidente de la APUC es sobre la reducción de las primas de responsabilidad de las autoridades y directivos. Aseguró que el resto de las primas de responsabilidad si se mantuvieron.

“Las condiciones básicamente se remiten, no a todos los beneficios, sino a la prima de responsabilidad y en el caso de Carabobo se resolvió reducir las primas de las autoridades y de los directivos, dejando las demás primas de responsabilidad, que como hemos dicho, se ha venido abriendo un panorama para democratizar la participación”, declaró Gerardo Vásquez.

“En el caso de los cargos, el ultimo debe ser un jefe de cátedra, jefes de departamentos, pero también los investigadores, los directores de proyecto, los directores de centros de investigación, todas esas personas fueron beneficiadas, pero a ellos no se les va a reducir ese beneficio, sino que las propias autoridades, en el caso de Carabobo decidieron reducir ellos la cuota del porcentaje, tanto de las autoridades como de los directivos”, señaló el Vicepresidente de la APUC, Vásquez.

Tras la imposición por parte del Estado de la Tercera Convención Colectiva Única (CCUIII), los diferentes gremios y sindicatos se han  manifestado continuanente en contra de las políticas aplicadas, debido a que constituyen una violación a la autonomía universitaria.

“Nosotros decidimos suscribir un acta convenio en diciembre, respetando todas las condiciones que tienen que ver en materia de salario, pero decidimos suscribir un acta convenio y esa acta convenio nos colocó en absoluta defensa de la autonomía, que efectivamente es el derecho fundamental que tenemos los universitarios (…), la universidad venezolana tiene que rescatar su autonomía y tiene que establecer sus acuerdos, precisamente con las universidades y luchar todos unidos por condiciones que mejoren efectivamente nuestro desenvolvimiento académico”, manifestó Vásquez.

Acciones por parte de la UC

Ante la crisis humanitaria compleja que vive Venezuela, la Universidad de Carabobo se unió para plantear las deficiencias desarrolladas en el contexto de la pandemia del Covid-19. Decidieron realizar acciones tanto para dar a conocer los problemas, como encontrar posibles soluciones.

“Desde la Universidad de Carabobo estamos trabajando con foros continuos sobre el problema de las condiciones laborales a través de una emergencia sanitaria extendida (…), estamos articulándonos con el resto de la sociedad civil, las organizaciones políticas, con los empresarios, con los vecinos, con las comunidades, con los centros de salud de nuestras facultades para tratar de implementar una unidad que le dé respuesta a la situación de crisis tan gigantesca que está viviendo la sociedad venezolana”, concluyó Gerardo Vásquez.

Por Vanessa Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *