Asfixia presupuestaria desata migración forzada y reducción de investigación científica en las unidades de polímeros de la USB y LUZ

La migración forzada es una situación recurrente tanto en el Grupo de Polímeros I de la Universidad Simón Bolívar (GPUSB1), como en el Laboratorio de Reacciones y Polímeros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Zulia (LUZ), donde los profesores que laboran ven la imposibilidad de tener una dedicación exclusiva, la cual se ha visto desmotivada por factores como la insuficiencia salarial, la crisis en la prestación de los servicios públicos y la inseguridad dentro de los espacios universitarios.

La fuga de personal ha ocasionado que los índices de investigación científica se desplomen en comparación con los cinco años anteriores, situación que es alarmante en el marco del desarrollo de la producción de contenido académico para los avances en la reconstrucción de los distintos sectores afectados, en materia de producción de materiales en Venezuela.

El Grupo de Polímeros I de la USB ha sufrido una reducción de 89,02% de publicaciones por año; en el caso del Laboratorio de Polímeros de LUZ, la última tesis realizada fue en el año 2019, pues tuvieron que cesar las labores investigativas producto de los múltiples cortes eléctricos en la región Zuliana.

Las causas de este contexto corresponden a una asfixia presupuestaria producida por el Estado venezolano, quien es el ente encargado de ofrecer garantías a la comunidad universitaria para incentivar la producción de investigaciones científicas y dar acceso a una buena educación.

La política sostenida durante años por el Estado venezolano violenta la libertad académica y el derecho a una educación de calidad, conceptos que se encuentran establecidos en los artículos 13 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 13 del Protocolo de San Salvador y la Observación General n° 13 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas.

Deserción de personal capacitado en USB

En el año 2013, la unidad de polímeros de la USB contaba con 8 profesores activos, 3 profesores colaboradores y 8 tesistas, que enmarcaban dentro de sus niveles de estudio los de doctorado, maestrías y licenciaturas. Ahora, en el año 2020, la unidad solo tiene 3 tesistas y 3 profesores activos. Además, Alejandro Müller (jubilado de la USB y actualmente profesor de la Universidad del País Vasco (España), el profesor Christian Puig (jubilado de la USB desde el año 2014) y la profesora Evis Penott (activa), continúan laborando en el Grupo de Polímeros I de la USB. Sin embargo, Puig y Penott, no presentan una dedicación exclusiva, debido a que deben mantenerse en el desempeño de funciones distintas a la investigación; es decir, administrativas, hasta tanto no se celebren elecciones para la renovación de los cargos.

Evidentemente, esto denota en índices una deserción del personal académico y científico: hay 62,5% de falta de profesores activos, 100% vacío de profesores colaboradores y 62,5%, en el caso de tesistas.

El GPUSB1 denunció para Aula Abierta que la insuficiencia salarial, la falta de inversión para la compra, el mantenimiento de equipos, las afectaciones que han ocasionado la deficiente prestación de los servicios públicos, son perjudiciales en la deserción, pues los cargos para ocupar el Departamento de Ciencias de los Materiales quedaron desiertos en cada una de sus convocatorias.

De seis profesores activos, solo quedan dos en LUZ

Durante el año 2013, el Laboratorio de Reacciones y Polímeros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Zulia contaba con 6 profesores activos y 12 tesistas, que enmarcaban dentro de sus niveles de estudio los de doctorado, maestrías y licenciaturas.
Para el año 2020, la unidad no cuenta con tesistas y solamente está laborando con 2 profesoras activas, quienes son: Diana Soto (próxima a jubilarse de LUZ) y Orietta León (actualmente de año sabático en México).

La deserción estudiantil reflejada comporta la ausencia total de tesistas y la disminución del 66,67% de los profesores activos en la investigación sobre polímeros.

Las condiciones de la unidad de LUZ coincide con la USB con respecto a la agudización de la deserción, debido a la hiper-devaluación de la moneda y de los salarios de los profesores universitarios, la degradación acelerada de las condiciones de trabajo, la inseguridad, los cortes de servicios públicos y la falta de internet.

Según describieron para Aula Abierta los miembros del laboratorio, otro factor que incidió en la fuga de personal fue que la relación industria-universidad se vio obstaculizada por eventos como la no admisión de pasantes por diferencias políticas. Tal es el caso de uno de los exprofesores del laboratorio, Eliezer Velásquez, quien no fue admitido como pasante en una de las entidades ubicadas en el complejo petroquímico del Estado Zulia, por presuntamente aparecer en las listas de segregación política usadas en 2009-2010.

Realidad de los equipos en las unidades de polímeros

El Grupo de Polímeros I de la USB cuenta con 62 equipos para realizar labores de investigación y práctica en materia de polímeros, pero 20 de ellos se encuentran fuera de servicios por imposibilidad de reposición de las piezas necesarias para su funcionamiento y 8 presentan el riesgo de un posible daño por someterse a cortes eléctricos y altas cargas de voltaje. Asimismo, esta unidad no cuenta con los repuestos necesarios, lo cual podría comportar una defectuosa operación durante sus labores. Aula Abierta registra que al menos 45,16% de los equipos se encuentran paralizados o con riesgos de quedar paralizados definitivamente.

Cabe destacar que, actualmente, el grupo de polímeros posee 5 neveras, de las cuales 3 están fuera de servicio y dos aires acondicionados sin funcionar.

Por otro lado, el laboratorio de polímeros de LUZ desconoce la condición de sus equipos, ya que la incursión de grupos delincuenciales ha causado pérdidas y daños no cuantificados con exactitud.

El equipo de Aula Abierta ha documentado, al menos, 2 incidentes de inseguridad en el Laboratorio de Polímeros de LUZ durante la cuarentena por la pandemia COVID-19. En el primero de ellos, en fecha 11 de abril, se registó el hurto de un aire acondicionado y las únicas cuatro computadoras; tan solo 10 días después, es decir, el 21 de abril, ocurrió un nuevo incidente, en el que se desconocen –hasta los momentos– los equipos sustraídos.

Producción científica en declive

El Grupo de Polímeros I de la USB indicó que entre el 2013 y 2020 tienen, aproximadamente, 30 publicaciones en revistas científicas arbitradas nacionales e internacionales y en capítulos de libros; es decir unas 4,2 publicaciones por año.

Es preciso señalar que entre el 2005 y 2012 se registraron unas 93 publicaciones, aproximadamente, lo que confiere unas 23,3 publicaciones por año. Esto es una reducción del 81,97% de la producción anual de publicaciones científicas en materia de polímeros de dicho centro investigativo. El GPUSB1 atribuyó las causas a la falta de presupuesto.

“Desde su fundación, en 1993, hasta el 2012, el GPUSB1 recibió aportes por unos dos millones de dólares (2.000.000 $USD), a través del financiamiento por parte de entes gubernamentales nacionales y extranjeros, empresas privadas, la Unión Europea, fundaciones y la USB. Entre el 2013 y el 2020, los ingresos obtenidos fueron de, aproximadamente, 55.000 $USD, esto representa una reducción de más del 97% en los ingresos”, manifestaron los miembros del grupo para Aula Abierta.

En el caso del Laboratorio de Polímeros de LUZ, no se afectó “significativamente”, pues en los últimos años se publicaron 18 trabajos en revistas arbitradas e indexadas, según reseñan sus integrantes. La última tesis publicada sobre polímero fue en 2019, lo cual revela la reducción de la producción de investigaciones del Laboratorio de Polímeros de LUZ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *