Los medios tienen deterioradas sus libertades para atender el derecho a la información

El profesor y coordinador del capítulo zuliano de Transparencia Venezuela, Jesús Urbina, asegura que los medios de comunicación venezolanos sufren un deterioro progresivo de sus capacidades, libertades y condiciones para atender el derecho a la información de los ciudadanos.

“La televisión, la radio son objetos; son víctimas todos los días de controles abusivos de una legislación que reduce a sus mínimos las libertades de la comunicación”, manifestó Urbina en una entrevista en el programa de radio Aula Abierta.

Urbina explicó que desde hace dos décadas se han perdido las garantías para el ejercicio de la comunicación, así como la circulación libre de información y el dialogo abierto.

“Se viene gestando desde hace dos décadas, desde distintos órganos de los poderes públicos nacionales. Por vía legislativa se han creado normas como las de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, la reforma a la Ley orgánica de telecomunicaciones del año 2010 y la creación de la Ley Contra el Odio que tiene dispositivos que afectan muy nocivamente las libertades de la comunicación”, expresó.

También indicó que por la vía administrativa y ejecutiva se ejercen controles a los medios como “limitaciones de acceso a la compra en el país del insumo fundamental de los periódicos impresos”; incluso, a nivel judicial con algunas decisiones que limitan “las posibilidades de ejercicio pleno y protegido del derecho a la libertad de información o del derecho a la libertad de expresión”.

El coordinador de Transparencia Venezuela en el Zulia destacó que aún existe resistencia ante este escenario y mencionó como ejemplo el programa de radio de Aula Abierta, el cual es “una posibilidad de romper con ese bloque de control sobre la información libre sobre la comunicación plural”.

Derecho a la libertad

“Hay auténtica libertad de expresión en un país si efectiva y plenamente este derecho humano está protegido. No es suficiente con que exista la mera formalidad de reconocerlo en la Constitución, tampoco vale mucho que exista un discurso oficial, un discurso de poder que lo reconozca y promueva”, explicó el profesor.

Urbina señaló que este derecho requiere garantías por parte del Estado que le permitan al ciudadano protegerse del temor a represalias contra su integridad física, su dignidad y su libertad por expresar una idea propia o comentar una idea ajena a través de cualquier medio o plataforma de comunicación.

Incluyó también el ataque o la criminalización del activismo de los derechos humanos, pues considera que las organizaciones no gubernamentales son atentadas.

Repercusiones contra todo aquel que se exprese

Urbina habló sobre las repercusiones contra organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos y medios de información independientes, solo por denunciar la realidad de un país.

Condenó el hecho de que la ilegítimamente Asamblea Nacional, electa el pasado 6 de diciembre, pretenda a través de una nueva legislación restringir la actividad y existencia de las organizaciones porque reciben aportes de cooperación internacional.

Es preciso referir que la labor de las ONG es denunciar y difundir para ejercer presión ante organismos internacionales con el objetivo de que el Estado respete y cumpla las garantías de los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *