Estudiantes afirman que en Venezuela no hay oportunidades para crecer

Jóvenes pertenecientes a organizaciones de la sociedad civil niegan declaraciones del ministro para la Juventud y el Deporte, Mervin Maldonado, ofrecidas en el ECOSOC YouthForum 2021. 

Jóvenes venezolanos afirman que en Venezuela no hay oportunidades para crecer, porque no se garantizan las políticas públicas. No hay oportunidades de acceso a empleo, a la educación de calidad, a la participación política, ni hay seguridad y respeto a la promoción de los derechos humanos, desde antes de la pandemia por la COVID-19. 

Universitarios, activistas y defensores de derechos humanos se unieron para suscribir un comunicado en rechazo a las declaraciones del ministro para la Juventud y el Deporte del gobierno de Nicolás Maduro, Mervin Maldonado, emitidas durante la Conferencia Achievingthe SDGs with and for Youth del ECOSOC YouthForum 2021, el pasado 7 de abril.

El ministro Maldonado aseguró que existen políticas públicas ‘‘efectivas para la garantía al empleo, participación política, educación y recreación con un enfoque de derechos humanos’’. Punto que se contradice a la investigación elaborada por Gritemos con Brío en el 2020 según la cual el 60.8 % de los jóvenes venezolanos permanecía desempleados y el 50.6 % percibía menos de 50 dólares estadounidenses mensuales.

“El Estado venezolano implementó el Plan Chamba Juvenil, del cual no existen estadísticas verificables actualmente y a su vez representa un gasto adicional para el presupuesto de la nación y un mecanismo de captación política para los jóvenes”, expresa el documento.

Aula Abierta entrevistó al coordinador de la Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU) en la región oriente, Daniel Parra, quien manifestó su repudio a las afirmaciones del ministro por “ejemplificar una utopía” de oportunidades que no existen en el país, debido a las decisiones que ha tomado el gobierno.

“(El gobierno) considera que se están consolidando distintas garantías referentes al empleo, la participación política, la educación, la recreación desde un enfoque de derechos humanos, cuando todos sabemos que Venezuela se encuentra enfrentando una crisis humanitaria compleja que ha venido acabando con distintos sectores a nivel nacional y ha logrado que los estudiantes empiecen a desertar de las universidades”, sostuvo Parra.

El presidente de la FEDEHU, Albern Mendoza, afirma que quienes ocupan el poder humillan a la juventud al quitarles su futuro y cerrarles puertas y oportunidades tanto fuera como dentro del país.

“Todas las acciones de quienes hoy forman el poder por la fuerza han tenido repercusión en el futuro de millones de personas que lo único que quieren es vivir dignamente en su país”.

“(Lo que) están viviendo los jóvenes en este 2021 es la agudización de una política sistemática, la destrucción de las capacidades de nosotros. Al chavismo no le interesa que los jóvenes estemos bien, que tengamos empleo y condiciones dignas de vida”, enfatizó Mendoza.

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Estudiantes de Derecho de Venezuela (FENEDE), Andrés Pinto, también cuestionó que en el país se estén cumpliendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible y que se tomen acciones pertinentes para la solución de los problemas.

Pinto considera que desde antes de la llegada del SARS-CoV-2​, Venezuela padecía un retraso que, inclusive, afectaba al sistema educativo 

Educación en crisis

En cuanto a las universidades: La deserción estudiantil ha alcanzado cifras alarmantes: de acuerdo a reportes, podría haber superado en 2019 el 50% en las universidades más importantes del país. Las principales causas de este dramático fenómeno se relacionan con la crisis de los servicios estudiantiles”.

La juventud venezolana no cuenta con los recursos necesarios para ver clases, ni en la modalidad virtual, pues la deficiencia en los servicios públicos y la falta de conexión a internet son la causa principal. Esta situación es violatoria de los derechos universitarios al generar afectaciones a la educación de calidad.

“La situación actual del sistema educativo universitario no se debe al contexto pandemia, se debe a una política sistemática de destrucción de conocimiento a través de todos los métodos posibles”, reseña el comunicado.

Se menciona que estos mecanismos son aplicados en violaciones a la autonomía universitaria, ineficientes políticas públicas que propician la inseguridad en los recintos universitarios, opacidad informativa en cuanto a los recursos invertidos en cuestiones relacionadas con la educación, atropellos a la libertad académica, además de escasa inversión en investigación científica y académica. 

Sin embargo, en medio de una crisis, los universitarios continúan impulsando la promoción de los derechos, haciendo exigencias, propuestas y actividades en pro del beneficio social.

Retenciones arbitrarias de estudiantes

Las detenciones arbitrarias y la criminalización del libre pensamiento se han vuelto políticas de Estado”

Las organizaciones manifiestan que entre 2017 y 2019 se detuvieron arbitrariamente, al menos, 450 estudiantes universitarios durante protestas sociales en Latinoamérica, correspondiendo 339 de los casos únicamente a Venezuela.

El más reciente caso sucedió el sábado 3 de abril del presente año, en el que 6 jóvenes fueron privados de libertad tras realizar una jornada de desinfección.

¿Dónde queda la seguridad pública en un país donde detienen de forma arbitraria a 6 jóvenes que solo querían ayudar a su comunidad con la prevención del covid-19?, se preguntó Andrés Pinto.

Estudiantes dispuestos a formarse

Aunque el panorama no es el más apreciado, los jóvenes de Venezuela luchan por avanzar, emprender y culminar una carrera universitaria. 

“Podemos llamarnos una juventud guerrera que a pesar de la situación siempre apuesta a seguir formándose y a formar a otros. No nos quedamos de brazos cruzados esperando a que las autoridades o el gobierno decida abrir las universidades, por esto seguimos con nuestra educación no formal desde nuestros hogares”, expresó el presidente de FENEDE en entrevista para Aula Abierta.

“Muchos jóvenes han encontrado una solución en el teletrabajo, pero aun así no podemos obviar que la mala calidad del servicio de internet del país es terrible y sigue afectando a los venezolanos para conseguir empleos con este método. El índice de trabajo se encuentra estancado, ya que por más de que los venezolanos se esfuerzan, los métodos aplicados por el gobierno de facto más que beneficiar al sector trabajador, los perjudica cada día más”, agregó.

Por su parte, el miembro de la FEDEHU, Daniel Parra, también refirió que el venezolano a pesar de no tener una amplia brecha de oportunidades, “siempre se ha enfocado en salir adelante”.

“Siempre ha podido ir un poco más allá y se ha consolidado un movimiento firme de estudiantes y jóvenes que están pensando en conseguir una democracia. Una democracia que la juventud no ha podido visualizar, por eso es momento de formarnos para poder consolidar lo que viene siendo un avance en este país”, acotó.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *