IV Convención Colectiva Única de sector universitario ataca la libertad académica y de asociación

Foto: Archivo.

Gremios, sindicatos y profesores universitarios expresan su total rechazo frente a la anunciada firma de la IV Convención Colectiva Única de sector universitario (IV CCU), pues consideran que se efectuó en medio de irregularidades en el proceso de negociación que violan los derechos laborales y, además, se excluyó a Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV).

En Venezuela, al menos desde el año 2000, se han registrado restricciones contra el derecho de libertad de asociación y libertad de expresión en el sector universitario, que afectan al personal docente y a los estudiantes de las universidades públicas del país. 

La FAPUV, así como otras asociaciones de profesores y sindicatos  de trabajadores universitarios de las principales universidades públicas del país, fueron excluidos de la discusión de la IV CCU como mecanismo de retaliación por sus opiniones críticas sobre las políticas de Estado en contra de la autonomía universitaria, la libertad de asociación, la libertad académica y los derechos humanos en Venezuela.

Así se estableció una práctica de exclusión de la mencionada federación de la discusión de la I, II y III Convención Colectiva Única del sector universitario (CCU).  Ahora se documentó una nueva violación a la libertad de asociación de los profesores universitarios ya que se firmó unilateralmente la IV CCU, sin convocar a los grupos gremiales legitimados para la discusión, en claro favorecimiento de la Federación de Trabajadores y Trabajadoras Universitarios de Venezuela (FTUV), grupo gremial pro gobierno.

Además, algunas asociaciones de profesores denuncian que en las cláusulas del presunto proyecto impuesto hay acuerdos que atentan contra los derechos laborales del sector y promueven la ideologización y adoctrinamiento de la educación universitaria venezolana.

La presidenta de la FAPUV, Lourdes Ramírez de Viloria, entrevista para Aula Abierta rechazó y denunció la IV CCU, agregando que no responde a las necesidades de los universitarios, pues considera que con los salarios que quedarían cerca de 10 dólares, frente a la Canasta Básica Alimenticia en 322 dólares, “es una burla”.

Por su parte, Keta Stephany, Secretaria de actas, memoria e información de esta federación, dijo que IV CCU se anunció con “bombos y platillos” pero es una “supuesta convención de trabajo”. 

“Decimos supuesta porque las convenciones deben ser negociadas por sindicatos y gremios que representen a las bases, y en este caso no hubo”, comentó a Aula Abierta. “Se trata de un instrumento que mantiene el salario pulverizado. El salario del profesor que gane más sería de 11 dólares”.

En ese sentido, José Gregorio Afonso, secretario de asuntos académicos de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV), rechazó la firma de la IV CCU en entrevista para Aula Abierta, también criticó la exclusión de representaciones legítimas como FAPUV y aseguró que esta convención “en nada resolverá las condiciones de vida en las que viven los universitarios”. 

El presidente de Asociación de Profesores de la Universidad de Los Andes (APULA), Virgilio Castillo, resaltó a Aula Abierta que la firma se realizó “a espaldas de los derechos laborales de los universitarios”, y denuncia la ideologización de las universidades a través de este instrumento.

“Esperan renuncias masivas”

El proyecto que se presume fue firmado por la FTUV y el ministerio de educación universitaria, fue calificado como regresivo en cuanto a beneficios laborales, de buscar el adoctrinamiento e ideologización pro gobierno y de ser un nuevo ataque a los derechos laborales, sindicales, a la libertad de asociación, a la autonomía universitaria y, por ende, a la libertad académica como un derecho humano. 

La presidenta de la Asociación de Profesores de la Universidad del Zulia (APUZ), Molly González, dijo en entrevista para Aula Abierta que la firma de la IV CCU es “la consumación de la violación de los derechos laborales de los académicos”.

González afirmó que este instrumento atenta contra la libertad académica y de asociación, pilares de la democracia. En esa misma línea, el presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Simón Bolívar (APUSB), William Anseume, considera que se está realizando en contra de los universitarios, “sin representantes legítimos de los gremios y sindicatos”. Según Anseume, no cubre necesidades salariales, lo cual vulnera derechos laborales.

El presidente de Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, Raúl Brito, catalogó la IV CCU como una acción de la política continua del Gobierno por acabar con las universidades venezolanas, pues según él, con esta acción “esperan renuncias masivas de profesores universitarios”.

“Otro atropello contra el sector universitario”

La presidenta (E) de Asociación de Profesores de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (APUNET), Lezdy casanova, afirmó a Aula Abierta que la firma de la IV CCU trae “adoctrinamiento, perdida de la libertad académica y de asociación”. Agregó que es otra estocada a la autonomía universitaria. 

Asimismo, el vicepresidente de la Asociación de Profesores de la Universidad de Carabobo (APUC), Gerardo Vásquez, denunció que con esta acción hay un retroceso en las condiciones laborales de los universitarios; también “expropiación” de la seguridad social.  

Déborah Velásquez, presidenta de la Asociación de Profesores de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (APUCLA), manifestó estar “de verdad preocupada por la situación de la universidad”; mientras que Romelio Belo, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (APROUPEL), dijo que esta convención “consumen otro atropello contra el sector universitario y contra los derechos laborales de sus miembros”.

“El contrato es el ejemplo para el mundo sindical de la forma de idealización que han querido introducir como contenido curricular en la academia venezolana y que ha recibido un rechazo total del mundo universitario”, sentenció en entrevista para Aula Abierta. 

Rechazo de organismos internacionales

La IV Convención Colectiva Única de sector universitario (IV CCU) contraviene el artículo 8 del Protocolo de San Salvador, el cual establece a los Estados la obligación de abstenerse y crear barreras para la organización colectiva, y garantizar el pleno desarrollo de la libertad sindical y de asociación.

Sobre esta problemática, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),  el Mecanismo Especial de Seguimiento para Venezuela (MESEVE), y sus Relatorías Especiales sobre los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) y para la Libertad de Expresión (RELE), hicieron públicas sus preocupaciones a través de un comunicado de prensa llamado “La CIDH y sus Relatorías Especiales expresan preocupación por la situación de la autonomía universitaria y la libertad académica en Venezuela”, donde expresan que “se conocieron denuncias sobre la exclusión de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (FAPUV) y otras agrupaciones universitarias de las negociaciones colectivas con el gobierno, afectando la libertad de asociación del cuerpo docente”. 

“Tal es el caso de la I, II y III Convención Única del Sector Universitario (CCU), y recientemente de la instalación de las mesas de negociación de la IV Convención Colectiva. Según indican organizaciones de la sociedad civil, esto habría ocurrido como represalia por las opiniones críticas de sus integrantes hacia las políticas gubernamentales en materia laboral”, agregan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *