Asfixia presupuestaria tiene al borde del colapso a la Cátedra de Anatomía de la ULA

Debido a la falta de mantenimiento, la cátedra de Anatomía de la Universidad de Los Andes, sede en Mérida, se encuentra en riesgo ante el notable deterioro de sus instalaciones. El techo del anfiteatro sufre grandes filtraciones que impiden el avance académico de los estudiantes.

La Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU) y la Federación Venezolana de Estudiantes de Medicina (FEVEMED) realizaron un recorrido por las instalaciones y denunciaron la situación.

“El principal daño infraestructural de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes, sede Mérida, es la filtración en el techo del anfiteatro de Anatomía, un espacio a través del cual los estudiantes que empiezan esta carrera, en el primer año, ven sus clases magistrales. El día de hoy, imposible poder ver estas clases debido a que el techo se va cayendo pedazo a pedazo debido al prolongado daño por estas filtraciones, a consecuencia de una falta de mantenimiento desde el año 1998”, manifestó Héctor Luna, Secretario de DDHH e infraestructura de la FEVEMED.

Existen diferentes áreas para la cátedra de Anatomía, salones para profesores, baños, oficinas, áreas de embalsamamiento para los cadáveres, museo de Anatomía, el anfiteatro y la sala de disecciones. Todos estos lugares han sido afectados por las filtraciones, además la pintura de las paredes está cediendo por causa de la humedad, al igual que los muebles y asientos.

“Nos sorprende tanto cómo este daño del techo del anfiteatro de Anatomía y su sala de disecciones ha ocurrido de una forma tan brusca, tan aguda, ya que al inicio del año pasado se empezó a ver estas filtraciones, pero el techo aún seguía en condiciones para que se siguieran viendo clases magistrales dentro del anfiteatro, pero en cuestión de meses se agudizó de una manera abrupta”, señaló Luna en entrevista para Aula Abierta.

Esta cátedra es una de las pocas en Latinoamérica que aún realiza prácticas con cadáveres disecados, lo cual distingue a la Universidad de Los Andes con el resto de las universidades públicas del país, de esta manera garantiza una educación de calidad a cientos de estudiantes que pasan por la escuela de Medicina.

“El quitarles esta forma particular de aprendizaje a nuestros estudiantes del primer año de medicina actual y además dilatar las clases teóricas, que a duras penas se ven de forma aislada en otros espacios, seguramente va a impactar la forma en cómo estos estudiantes puedan diagnosticar macroscópicamente a sus pacientes a futuro en entornos clínicos”, indicó Luna.

Actualmente, decidieron realizar una campaña de recaudación de fondos para la recuperación del techo. “El decanato de la Facultad de Medicina de la ULA decidió lanzar una campaña de recaudación de fondos propia, enfocada en obtener los recursos necesarios para la reparación del techo del anfiteatro de anatomía, esto es un esfuerzo institucional que sin duda alguna como comunidad debemos reconocer, sin embargo, observamos con preocupación la falta de condiciones para los potenciales donadores con la cual se está ejecutando la campaña”, concluyó Luna para Aula Abierta.

El eminente colapso de la cátedra de anatomía de la Facultad de Medicina de la ULA es consecuencia de la política de asfixia presupuestaria que mantiene el Gobierno venezolano contra las universidades del país, esta situación genera afectaciones a la educación de calidad y vulnera derechos universitarios establecidos en los artículos 13 del PIDESC, artículo 13 del Protocolo de San Salvador y la Observación General N° 13 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *