Salud del profesor Javier Tarazona se deteriora tras 2 meses de detención arbitraria

La salud de Javier Tarazona, profesor universitario y director de FundaRedes, se ha deteriorado desde que fue detenido arbitrariamente el pasado 2 de julio, principalmente porque es paciente diabético e hipertenso, además de que sufre por una flebitis (inflamación de las paredes venosas) en una de sus piernas.

Cabe recordar que el 3 de julio de 2021, el Tribunal Tercero de Control con competencia en Terrorismo le imputó tanto a Tarazona como al resto de su equipo los delitos de “instigación al odio, terrorismo y traición a la patria”, sin permitírseles tener acceso a sus abogados de confianza, mientras diversas organizaciones se unieron para denunciar la detención arbitraria y exigir la liberación.

Al conocerse esta situación, Edixa Rico, ex esposa de Tarazona, reiteró a los medios que “padece problemas de hipertensión, cardíacos y gastrointestinales”, solicitando que le dejaran pasar sus medicinas.

FundaRedes informó que sus otros dos activistas detenidos, Rafael Tarazona y Omar de Dios García, también están sufriendo por problemas de salud y convocaron para este 2 de septiembre, cuando se cumplen 2 meses exactos de la detención arbitraria, a una acción de calle denominada “Manos por la libertad”, la cual se realizará frente de la Defensoría del Pueblo en San Cristóbal. 

La sociedad civil y la comunidad universitaria de Venezuela han exigido la liberación de Tarazona y sus dos compañeros desde el primer día. Este 31 de agosto el Consejo Universitario de la Universidad Pedagógica Experimental del Libertador, donde Tarazona ejerce como docente, manifestó preocupación por su salud, haciendo un llamado para que sea beneficiado “urgentemente” con una medida humanitaria “que le permita recibir en su hogar atención médica continua de parte de sus médicos tratantes”.

Asimismo, la organización difundió un video donde el hijo de Tarazona pidió la liberación de su padre y sus dos compañeros. “Como joven de quince años, quiero hablarle al presidente Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez y Tarek Williams Saab, para que escuchen a un hijo que quiere a su padre vivo en libertad. Una vez mi papá dijo que para sacar a Venezuela adelante se necesita de todos. Unidad y reconciliación, por eso pido su liberación. Necesito a mi papá”, expresó el menor.

Un caso preocupante

Javier Tarazona es licenciado en Educación, profesor de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), Director General de la Organización No Gubernamental FundaRedes  y Presidente del Colegio de Profesores del Estado Táchira.

Desde el año 2005, la organización FundaRedes ha realizado denuncias sobre esclavitud moderna, mafias organizadas que controlan el suministro de gasolina en algunas regiones, la vinculación de funcionarios del Estado con grupos armados irregulares y la crisis educativa, tanto de escuelas y liceos, como de universidades.

El trabajo que realiza la ONG que dirige Tarazona ha puesto en grave riesgo la vida e integridad personal del académico y de su grupo familiar, hasta un punto en el que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) les otorgó una medida cautelar en julio del 2020.

En julio de 2021, días después de que fuera detenido, David Gómez Gamboa, Director de Aula Abierta, afirmó que en Venezuela “lamentablemente” se viven diversas prácticas de persecución, en el marco de una política de Estado contra la libertad académica, universidades críticas y universitarios críticos.

“El hecho de que cualquier régimen autoritario pretenda cometer retaliaciones y persecuciones contra académicos, por el hecho de su producción científica, pero también porque participe en el debate crítico, es absolutamente grave”, expresó. “Lo que ha pasado con Javier Tarazona, que no solo es profesor universitario sino también es un activista defensor de derechos humanos, es preocupante”, añadió.

Desde Aula Abierta recordamos que los universitarios deben sentirse libres, no solo de producir conocimiento, sino también de participar en el debate crítico que la sociedad venezolana requiere, porque sin universidad y sin libertad académica no hay democracia ni desarrollo posible. Por ello, exigimos la liberación inmediata y sin ningún tipo de cargos, de Javier Tarazona y sus compañeros de FundaRedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *