Estudiantes de la ULA quieren retomar las aulas porque “la calidad académica no es la misma”

El Consejo Universitario de la Universidad de Los Andes aprobó el reinicio parcial de las actividades presenciales y semipresenciales, por lo que estudiantes lo ven como un gran paso para ir retomando la normalidad. 

Joel Zerpa, Presidente Adjunto de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad de Los Andes (FCU-ULA) aseguró que se han perdido los beneficios de los estudiantes.

“Es necesario el reinicio de actividades, no solamente por la situación que está padeciendo nuestra universidad producto de la pandemia, la falta de asistencia de estudiantes dentro de la universidad ha generado un detrimento de las reivindicaciones estudiantiles de los beneficios de los estudiantes y además de la calidad académica”, señaló Zerpa.

Zerpa afirmó al equipo de Aula Abierta que la calidad académica no es la misma bajo la modalidad online, es por ello que asumieron el compromiso de volver a las aulas de clases.

Los robos han afectado notablemente al recinto universitario, por lo que existen pocas condiciones para dictar clases presenciales. Hasta el mes de septiembre, Aula Abierta había registrado 83 incidentes de inseguridad en la ULA durante el aislamiento social por la COVID-19.

“Los robos han afectado bastante nuestras instalaciones, en estos momentos ya se contabilizan más de cincuenta robos dentro de nuestra universidad, afectando lo que son equipos mobiliarios e incluso la infraestructura para realizar estos hechos vandálicos. Como estudiantes nos ha tocado ser vigilantes, obreros, bedeles y es que hay que estar constantemente en nuestros espacios para poder defenderlos”, dijo Zerpa.

Se ha hecho el llamado a distintas autoridades de la región y del Estado venezolano, así como a diferentes organizaciones no gubernamentales y a sus miembros para ser escuchados, debido a las condiciones que vive una de las casas de estudios más importantes del país. 

“Por eso vemos con buenos ojos el regreso a las aulas de clases, el regreso al personal administrativo, así sea de manera semipresencial o intermitente, para así defender nuestros espacios y darle una mano amiga a nuestra universidad que tanto lo necesita”, manifestó Zerpa.

En cuanto a los servicios públicos, la ULA tiene afectaciones en la iluminación por el hurto de cables en las diferentes facultades, además hay dificultades con el agua, puesto que el hampa acabó con los sanitarios.

“Debemos mencionar que nuestra universidad, el acceso a internet, que es un servicio público y un derecho humano, nos afecta y directamente, pues no contamos con el beneficio acorde para el reinicio de actividades. Sin embargo, se han hecho los reajustes de parte de ingeniería y mantenimiento y algunas obras para mantener estos espacios y servicios. Específicamente, hemos estado en conversaciones con el personal de ingeniería y mantenimiento para evaluar cuales son las reales condiciones de estos servicios y cómo se pueden mejorar”, indicó Zerpa.

Entre los retos más importantes que debe enfrentar el estudiante ulandino en este retorno a las aulas es la deserción estudiantil, la falta de transporte público y las deficiencias en los servicios públicos.

Zerpa manifestó su inquietud por los estudiantes que están fuera del país o que trabajan y destacó la importancia de buscar alguna solución para que ellos continúen sus estudios de manera online.

“Hay muchos compañeros que, incluso estando fuera del país, de manera virtual han decidido mantenerse avanzando en sus carreras. Hay que tomar en consideración esta situación porque debemos buscar unos mecanismos para que compañeros que están incluso fuera de Mérida, Táchira o fuera de Trujillo continúen con el proceso académico y hacer un nuevo llamado a los bachilleres, a los aspirantes a la universidad a que ingresen”, concluyó el Presidente de la FCU-ULA, Joel Zerpa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *