Estudiantes de la ULA dispuestos a retomar la presencialidad a pesar de los conflictos y carencias


Diversas universidades del país están convocando a retomar la presencialidad tras casi dos años de actividades virtuales por la pandemia de Covid-19. Sin embargo, esto implica todo un reto tanto para docentes como para estudiantes ante la emergencia humanitaria por la carencia de servicios públicos y los bajos sueldos que recibe el gremio.

En el caso de la Universidad de Los Andes (ULA), el regreso a las actividades se está realizando de manera paulatina. Las facultades del área de salud como la de Medicina, Bioanálisis y Farmacia ya se han integrado al plano presencial; mientras que la Facultad de Ingeniería, la de Ciencias Jurídicas, Políticas y Económicas y la de Cs. Sociales se incorporan a la semipresencialidad.

El Consejero de la ULA, Douglas Matheus, calificó en entrevista para Aula Abierta, este hecho como un avance porque los jóvenes quieren seguir defendiendo el entorno universitario y solo al estar activos puede proseguir la academia y lo que corresponde como universidad autónoma, al servicio del país por sobre todas las cosas que están sucediendo.

Deserción estudiantil en la ULA post Covid

De acuerdo a Douglas Matheus, la deserción estudiantil se incrementó significativamente en la ULA posterior al Covid 19 porque los estudiantes han encontrado trabajo o se han ido del país.

“Hemos conversado con el secretario encargado prof. Manuel Morocoima, quien ha ofrecido un balance de deserción alarmante. Ante esto, hemos llamado a los bachilleres a que ingresen a la ULA y sean estudiantes de relevo, estamos realizando una expo carreras para que conozcan sobre la institución y poder aumentar el número de matriculados”.

Inconvenientes que enfrentan los estudiantes al volver a las aulas
Tras 24 meses de ausencia en los salones de clases, significa un desafío para los estudiantes retornar a una casa de estudios que tal y como lo menciona Matheus se cae a pedazos, está asfixiada por el Gobierno Nacional y hace más de 80 días un núcleo no cuenta con agua.

Pese a esto, asegura que los alumnos están convencidos en que es un deber volver a las aulas. “Es prudente que el regreso se dé de manera paulatina, con todas las medidas de bioseguridad, la educación debe ser prioridad para el avance y desarrollo que queremos en el país” puntualizó el consejero estudiantil.

La meta es la presencialidad
Douglas Matheus afirmó que, desde junio de 2021 cuando entendieron que la pandemia no iba a ser pasajera y que existían reglamentos para volver espacios cerrados o semiabiertos, están insistiendo en volver a clases y en avanzar en el tema académico.

“Estamos ayudando en todo lo que se pueda para tener la bioseguridad, aunque se ha negado el presupuesto para comprar el material. No podemos quedarnos en la denuncia, debemos pasar a los hechos. La lucha debe juntarse y ser en pro de la universidad venezolana y del país que queremos”, concluyó Matheus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.