Estudiantes del Núcleo Cagua de la UCV creen que es imposible retornar a la presencialidad

Los estudiantes del núcleo de Cagua de la Universidad Central de Venezuela denuncian que ante el estado de profundo deterioro que presenta su recinto de estudios, es imposible volver a una presencialidad de no ser atendido su reclamo.

Los jóvenes aseguran que los salones del núcleo hoy en día son piscinas, porque están completamente expuestos a las lluvias tras el robo del cielo raso: no hay electricidad, ni agua y todas las instalaciones están destruidas.

Por ello, los alumnos han solicitado a control de estudios el número total de afectados; al no obtener respuesta, llevaron a cabo un conteo propio donde concluyeron que son 200 estudiantes activos en el núcleo de las distintas materias de Ingeniería en Procesos Industriales, que se están viendo afectados con esta situación.

“El año pasado la mayoría de los estudiantes del ciclo básico de ingeniería en Cagua fueron trasladados a Caracas puesto a que no era viable continuar dentro de las instalaciones del núcleo a nivel académico. Lo que más nos preocupa es que no hay respuestas de las autoridades para una solución a corto plazo”, expresó Héctor Pinto, secretario de propaganda de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, en entrevista para Aula Abierta.

Calidad académica fracturada

Pinto detalló que los puntos más afectados son los salones que no poseen techo y se han convertido en piscinas, así como los baños que no tienen agua ni electricidad, luego de que se robaran la bomba y parte del sistema eléctrico del núcleo.

“Más allá de la pandemia y los grandes retos que esto ha significado para la educación venezolana, la calidad académica no es posible en el núcleo Cagua de la UCV porque los estudiantes no pueden ver clases con naturalidad al no existir un espacio físico donde los profesores impartan sus conocimientos”, dijo Pinto.

Pese a que los estudiantes se mantienen avanzando académicamente mediante las clases virtuales, la preocupación por el qué pasará cuando las clases virtuales no sean viables y se requiere retornar a la presencialidad, y el qué pasará con los espacios físicos del recinto universitario, abunda en los universitarios.

“El núcleo hoy no cuenta con viabilidad técnica para volver a las aulas y al obligar a mantenerse la educación online, técnicamente está cerrado”, manifestó Pinto.

Los estudiantes enfatizan que el Estado debe cumplir con el mandato de la Constitución y garantizar una educación de calidad en el país. Pinto enfatizó que varias materias de la carrera de Ingeniería en Procesos Industriales requieren ser impartidas de manera presencial en los laboratorios.

“Los estudiantes no estamos aprendiendo realmente lo que nos servirá para el mundo laboral, no tenemos laboratorios, infraestructura física ni autoridades que se enfoquen en resolver el problema a corto o mediano plazo. Sus derechos están siendo violados, por la indolencia de un Estado que no se ocupa en resolver los problemas de las universidades”, concluyó Pinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.