Estudiantes universitarios respaldan a los docentes y se unen a la lucha por las reivindicaciones

Foto: Cortesía.

En el contexto de profunda crisis que afecta a las casas de estudios superiores, los estudiantes universitarios afirmaron que respaldan a los docentes en la defensa de los derechos económicos y sociales y a recibir una educación de calidad.

Los universitarios del país han convocado jornadas de protestas como forma de presión democrática para que el Gobierno nacional se aboque a atender y resolver los problemas de las universidades y para que detenga la asfixia presupuestaria que las mantiene al borde del colapso. 

Ante esto, los estudiantes se pronunciaron para respaldar lo que catalogan como su mayor lucha, que es lograr obtener reivindicaciones para ellos, para los docentes y trabajadores. 

En conversación con Aula Abierta, representantes de los jóvenes universitarios manifestaron sus visiones sobre cómo la situación de las universidades repercute en ellos y las acciones a seguir para apoyar los reclamos del gremio docente y de los trabajadores.

Para Jesús Suárez, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (FCU-UCLA), defender el derecho a formarse significa todo un reto.

“La pulverización del presupuesto asignado a las universidades, los bajos sueldos y la inexistencia de providencias para los alumnos ha desmotivado en gran escala la intención de los profesores de impartir clases, y de los estudiantes de ir a recibirlas”. 

Por su parte, la presidente de la Federación de Estudiantes por los Derechos Humanos (FEDEHU), Paola Martínez, condenó el hecho de que actualmente no haya becas estudiantiles al estar reguladas y politizadas por el sistema Patria, ni transporte ni comedores, impidiéndoles el desenvolvimiento de una vida universitaria. 

“Esto ha traído consigo una deserción estudiantil de más del 40% en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Ahora, nuestra lucha va a algo tan básico como que los profesores y estudiantes puedan ocupar las aulas de clases”, declaró Martínez. 

Mientras que el representante estudiantil de la UCV, Jesús Mendoza, enfatizó que se debe vencer la apatía, razón por la cual ha mermado el poder de convocatoria tanto para docentes como para estudiantes y que esto es posible retornando a las aulas para articular a la comunidad y redireccionar la lucha gremial mediante una agenda. 

Los jóvenes recalcaron que no pararán de trabajar por combatir el escenario presente con ideas, vocación, convicción de servicio y amor por el estudio, para no ser un pueblo ignorante y sumiso.

¿Qué es lo más difícil de ser estudiante en Venezuela?

Los dirigentes estudiantiles coincidieron en que el mayor obstáculo es no poder recibir una enseñanza digna porque las condiciones del país no lo permiten. “Observamos una educación maltratada por las políticas del gobierno, la pandemia y jóvenes debatiéndose entre formarse o trabajar para llevar el sustento a sus casas”, lamentó Jesús Suárez.

Por su parte, el líder estudiantil de la UCV, Jesús Mendoza, expresó su impotencia porque luego de tantos años instruyéndose para lograr surgir sus profesores reciben sueldos que no les permiten gozar de calidad de vida. Así mismo, visualiza su vida académica sin un desenvolvimiento y avance normal.  

“Quienes deciden formarse se encuentran con un recinto universitario devastado, los foráneos no tienen cómo trasladarse, la beca llega a escasos $2 USD y la deserción profesoral por la asfixia presupuestaria hace inviable la calidad educativa. Cómo puede esto no influir en la prosecución de los estudios de un joven”, sentenció Paola Martínez, presidente de la FEDEHU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.