Comunidad académica de la Escuela de Idiomas Modernos de la UCV en riesgo por falta de agua, baños y techos

Foto: Archivo.

Los docentes de la Escuela de Idiomas Modernos de la Universidad Central de Venezuela (UCV) denunciaron que la vida de la comunidad universitaria de dicha escuela está en riesgo, por el posible colapso de la estructura debido a la ruptura de los techos de asbesto —material considerado nocivo para la salud—, la falta de baños por el colapso de las tuberías, además de los drenajes y del agua potable.  

Según declaraciones aportadas a Aula Abierta por el director de la Escuela de Idiomas Modernos de la UCV, Carlos Saavedra, y el profesor Eduardo Santamaría, las filtraciones por las lluvias dañaron pisos, paredes, pupitres y demás mobiliarios, obligando a sacar de servicio, al menos, cuatro salones.

Los docentes advirtieron que  ninguna de las aulas o laboratorios está al 100% de su operatividad para impartir clases presenciales o semipresenciales, situación que afecta la educación de calidad de los 612 estudiantes que actualmente representan la matrícula. 

Actualmente, el único baño en funcionamiento está al 50% de su capacidad y es el de los hombres, mientras que el de mujeres está inactivo por el colapso de las cañerías. “Un hecho perjudicial para una escuela donde el 90% de los bachilleres cursantes de la carrera son mujeres, sin contar las profesoras y las trabajadoras administrativas”, puntualizó Saavedra. 

En cuanto al tema de seguridad, gran parte del personal se retiró y otros se han jubilado. Luego del robo a la biblioteca Jean Catryse en noviembre de 2021, la dirección de escuela tuvo que contratar vigilancia privada para evitar actos delictivos, pero necesitan presupuesto para mantener ese servicio y garantizar la seguridad de todos los universitarios, además del resguardo de las instalaciones. 

Los esfuerzos propios no son suficientes

Como alternativa para reducir el deterioro y mantener la labor académica, la Fundación de la Escuela de Idiomas Modernos (FUNDEIM) recibió recursos económicos para solventar fallas pequeñas y comprar materiales como hojas, marcadores y reparar equipos en mal estado. Sin embargo, estos recursos no son suficientes para solucionar afectaciones de mayor magnitud. 

En la Escuela operan otros espacios como la Coordinación de Extensión, la oficina de Fundaidiomas, un departamento de la Escuela de Psicología, un espacio perteneciente a la Escuela de Antropología, un aula de la Escuela de Farmacia y la biblioteca Jean Catryse, que gracias al esfuerzo de docentes y estudiantes se logró restablecer el servicio de la misma, aunque no se han logrado reponer los equipos que fueron sustraídos del lugar.

Por ello, los catedráticos Saavedra y Santamaría hacen un llamado a recuperar los espacios de una de las carreras más demandada en la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, la cual requiere unas 10 aulas para poder regresar a la presencialidad, mantener activos los departamentos de inglés, francés, alemán, italiano, portugués y español como lengua materna, garantizar una educación de calidad, seguridad y otros derechos a los estudiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.