Inicio de clases 2018: Preocupante ausencia de estudiantes en las aulas, presupuestos incompletos, problemas con la comida y trasporte público

En este año 2018, el inicio de clases en las universidades venezolanas estuvo marcado por ausentismo de estudiantes y profesores a las aulas de clases, como consecuencia de las deterioradas condiciones en materia de trasporte público y comedores, aunado a los problemas presupuestarios de las universidades.

 

La Universidad Central de Venezuela (UCV) carece de trasporte público, el servicio tiene más de seis meses sin funcionar. Asimismo, desde el pasado mes de diciembre dejó de funcionar el servicio de comedor que ofrecía un menú de contingencia de mil desayunos y mil cenas. La situación de inseguridad se mantiene, el jueves 11 de enero de 2018 sujetos desconocidos portando armas de fuego, ingresaron a la UCV y robaron a un grupo de estudiantes en la escuela de ingeniería mecánica en horas del mediodía.

 

Igualmente, el Vicerrector Administrativo de la Universidad Central de Venezuela, informó a la comunidad universitaria y al público en general a través de una nota de prensa publicada por la agencia de noticias “UCV Noticias”: “hasta la presente fecha la institución no ha recibido por parte del Ejecutivo Nacional, los recursos presupuestarios destinados a honrar los compromisos suscritos con los trabajadores, en materia de sueldos y salarios, en lo que respecta a la primera quincena del mes de enero”.

 

Las universidades tanto públicas como privadas iniciaron clases dentro del cronograma previsto en la zona oriental venezolana, con la salvedad de la Universidad Experimental de Guayana (UNEG) que fue tomada por los estudiantes en reclamo por la ausencia de transporte y comedor.

 

Los problemas de transporte público ya no están relacionados con la ausencia de unidades, sino con el incremento del pasaje lo cual ha causado una importante ausencia de estudiantes en las aulas, en la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho (UGMA), Universidad Experimental de Guayana (UNEG), Universidad de Oriente (UDO) y Universidad Nacional Experimental Politécnica “Antonio José de Sucre” (UNEXPO).

 

Las protestas en zonas rurales de la vía Upata, constituyen otra circunstancia que ha agudizado el ausentismo, desde inicios del mes de enero de 2018 se han realizado manifestaciones para exigir medicamentos contra el paludismo, cerrando las vías que dan acceso a las universidades. Los estudiantes indignados ante la situación manifiestan que han debido pagar “vacuna” para que se les permita el paso.

 

Por su parte, la Universidad Nororiental Gran Mariscal de Ayacucho (UGMA), sede Centro Cívico, fue objeto de un robo perpetrado durante las vacaciones de diciembre, sustrajeron equipos y papelería. Además, se retrasó en el pago de la cesta ticket del mes de diciembre a los profesores y fue pagado los primeros días del mes de enero, los responsables de efectuar el pago alegaron problemas en la plataforma del Banco Caroní.

 

Igualmente, el lunes 15 de enero de 2018 la Universidad del Zulia (LUZ) inició las actividades académicas, con carencias de recursos económicos y el aumento del sueldo mínimo dificulta el pago de nómina. La Universidad del Zulia también presenta problemas con el trasporte estudiantil, el comedor y la inseguridad dentro de la casa de estudio.

 

La Universidad del Zulia (LUZ), a través de su portal web “LUZ ADN” realizó una nota de prensa titulada “Profesores universitarios ganan 66% menos que el sector militar” donde reseñan que un General en Jefe tiene un sueldo básico de  Bs. 4.112.847,12 de bolívares, mientras que un profesor Titular Dedicación Exclusiva recibe Bs. 1.399.304,97. En la misma nota de prensa Jesús Salom, vicerrector administrativo y rector encargado de LUZ, declaró que el presupuesto universitario correspondiente al 2018, ya está en déficit, de los 591 millardos de bolívares solicitados por las autoridades, solo 175 millardos les fue asignado por el Gobierno, es decir, solo un 30%.

 

En la región de los andes también se han evidenciado los mismos problemas que en el resto del país, ausentismo de estudiantes, problemas con la comida, trasporte público y poco presupuesto. Las autoridades de la Universidad de Los Andes, núcleo Táchira estudian crear un plan de contingencia, para el personal universitario, según nota de prensa realizada por diario El Universal titulada “ULA Táchira evalúa planes de contingencia para continuar sus actividades”.

 

En la referida nota de prensa el vicerrector-decano de la Universidad de Los Andes, declaró: “Actualmente sólo cuentan con el 20% del presupuesto para hacer frente a los gastos de funcionamiento, en el caso de la planta docente, para la fecha han presentado su carta de renuncia quince docentes universitarios”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *