Defensores de derechos humanos amenazados con aprobación de ley inconstitucional

“Hay que comprender que también existe el derecho a defender los derechos, es decir que cualquier persona puede defender derechos humanos, ésta es una labor legitima y en consecuencia no debe ser penalizado” — Mariana Romero

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, el pasado 14 de agosto mediante su programa “Con el Mazo Dando” amenazó con crear una ley para sancionar a Organizaciones No Gubernamentales (ONG), organismos o individuos que reciban financiamiento internacional.

Según Cabello, estas ONG conspiran contra Venezuela por el hecho de aceptar dinero, específicamente, de Estados Unidos, ya que lo considera un acto “criminal” contra el Gobierno de Facto.

Vamos a aprobar una ley que sancione severamente a aquellas ONG, organismo o persona que esté recibiendo plata del imperialismo para conspirar contra nuestro propio reino”, declaró.

Para las organizaciones es preocupante la pretensión del Gobierno de Facto de investigar a las ONG que solo tienen el propósito de defender los derechos humanos y ayudar a la ciudadanía con donativos como medicamentos, alimentos y otros elementos esenciales para combatir los efectos de la Emergencia Humanitaria Compleja que atraviesa Venezuela. Este acto amenazador no es la primera vez que ocurre, en determinadas ocasiones cuando Hugo Chávez era el Presidente de la República se propuso esta idea.

El pasado jueves 22 de agosto durante el programa radiofónico de Aula Abierta, la directora del Centro para Defensores y la Justicia y coordinadora académica del Centro de Derechos Humanos en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Mariana Romero, manifestó su preocupación ante el anuncio de Cabello. Por su parte, la directora observa este hecho como una “criminalización del derecho a defender derechos”, pues es un ataque y hostigamiento a defensores de D.D.H.H que denuncian las consecuencias de la emergencia humanitaria compleja de Venezuela.

Cabe destacar que, aplicar una ley que sancione y penalice la cooperación internacional, especialmente a las organizaciones de derechos humanos, es un acto de hostigamiento; ya que la propia Resolución de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Defensores de Derechos Humanos establece como derecho la posibilidad de recibir financiamiento de entes internacionales justamente en la medida de que los defensores puedan desarrollar su trabajo legítimo, sin ningún tipo de restricción y así puedan operar y apoyar a las víctimas.

Asimismo, la directora recordó que desde el 2010 con el proyecto de Ley de Defensa de la Soberanía existe la posibilidad de que organizaciones políticas puedan ser objetos de criminalización por recibir cooperación internacional. Al igual que, en dos oportunidades anteriores se ha propuesto esta ley; entre las más recientes en el año 2015 cuando Diosdado Cabello, en ese momento presidente de la Asamblea Nacional, intentó por segunda vez aprobar la llamada Ley de Cooperación Internacional, proyecto que buscaba justamente restringir el financiamiento internacional.

“Esto no hay que verlo únicamente como un ataque al defensor o a las ONG, sino un ataque que tendrá consecuencias gravemente ilegitimas, porque el limitar la cooperación internacional, el sancionar y/o catalogar a quien recibe cooperación internacional de terrorista o enemigo puede llevar… a que las víctimas se vean desprotegidas” afirmó la directora Romero refiriéndose a las declaraciones del presidente de la ANC.

La importancia de la labor de los defensores de D.D.H.H

Es vital que exista alguien que defienda los derechos de los ciudadanos como se contempla en la Declaración Universal y demás instrumentos del derecho internacional de D.D.H.H. que tienen la finalidad de garantizar la promoción, protección y el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales de los individuos.

Un defensor de derechos humanos trabaje en colectivo o de manera individual, a nivel nacional o internacional, tiene como fin documentar, discutir y denunciar las violaciones a los derechos que vulneran la plena democracia y la vida digna de todo ser. A pesar de ello a esta labor le atacan actores que lo califican negativamente; por ende, intentan perjudicar y callar el trabajo del defensor.

La directora Mariana Romero recomienda registrar y compartir todos los incidentes que puedan comprometer la seguridad propia de un defensor o el funcionamiento de las organizaciones. “estar informados y no dejar de denunciar, documentar, demostrar y sensibilizar lo que está sucediendo, y siempre condenar todas estas restricciones que se intentan  imponer” enfatizó. }

Por: María Núñez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *