CIDH llegará a Venezuela a pesar de la advertencia de no ingreso por parte del Gobierno de Maduro

Este martes llega la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Venezuela para realizar, hasta el 7 de febrero, una “observación in loco”, procedimiento que se hace para constatar la situación de los derechos humanos en un país.

La solicitud fue realizada el 3 de julio de 2019 por Gustavo Tarre Briceño, representante ante la OEA de la Asamblea Nacional liderada por Juan Guaidó, quien es reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela.

Tarre Briceño solicitó la visita de la CIDH con el objetivo de que realicen una investigación para determinar responsabilidades de la muerte del capitán de corbeta de la Armada, Rafael Acosta Arévalo, quien murió el 28 de junio de 2019 tras múltiples torturas. Sin embargo, la comisión que visitará Venezuela también se reuniría con otros sectores del país para constatar la violación sistemática a los Derechos Humanos por parte del Gobierno de facto de Nicolás Maduro.

A finales de agosto de 2019, la OEA aprobó la resolución que exige el acceso de la CIDH a Venezuela. El documento firmado el 28 de agosto pasado, contó con el apoyo de 21 países; mientras tanto, tres naciones votaron en contra y siete países se abstuvieron, entre ellos Bolivia y México.

No obstante, hay mucha incertidumbre acerca de si la CIDH logrará entrar al país, pues Jorge Arreaza, canciller de Maduro, dijo que la visita no estaba autorizada, argumentando que Venezuela ya no pertenece a la OEA.

Antecedentes

La visita de este martes 4 de febrero sería la tercera que realiza el ente que defiende los Derechos Humanos a Venezuela. La primera fue del 12 al 18 de mayo de 1996 y tuvo como objetivo observar la situación de las cárceles.

Seis años después realizó la segunda inspección, desarrollada del 6 al 10 de mayo de 2002, luego de que fueran invitados por el propio presidente Hugo Chávez, durante un encuentro en su sede en Washington: la visita se programó inmediatamente después de los sucesos violentos de abril de 2002.

Luego de la estancia de la CIDH en Venezuela en el 2002, el Estado dijo a la CIDH que “la única manera que el gobierno del presidente Chávez acepte otra visita in loco, es que la Comisión acepte públicamente su error al reconocer el golpe de estado del 11 de abril de 2002, la sustitución del secretario ejecutivo y el nombramiento de un nuevo Relator para Venezuela y que se reforme el reglamento de la Comisión para ‘garantizar la transparencia, la independencia y la pluralidad de pensamiento en el seno del sistema de protección de derechos humanos’”.

Violación en el ámbito universitario

Entre las denuncias que la CIDH constataría en su visita a Venezuela, están las violaciones a los universitarios. Cabe destacar que en octubre de 2017 fue la primera vez que se abordó en una
audiencia de la organización, el tema del sector universitario con la participación de Aula Abierta.

Asimismo, en febrero de 2019 fue la primera vez en la historia que la CIDH conoció atropellos a la autonomía universitaria en las Américas, en una audiencia donde reconoció la importancia de la libertad académica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *