Becas de hambre: la realidad que el Estado venezolano intenta ocultar

Actualmente, la educación superior en Venezuela sufre la peor crisis en su historia. Las universidades públicas del país están al borde del abismo a causa de la inexistencia de presupuesto, violaciones a la autonomía universitaria y a la libertad académica. Mientras tanto, el Estado venezolano solo busca enmascarar la realidad.

Se cumplen 10 años de asfixia presupuestaria contra las universidades públicas. A causa de ello, en el 2019 los universitarios enfrentaron una crisis en los servicios estudiantiles, deterioro en la infraestructura, fallas del servicio eléctrico y, como consecuencia, un aumento en la migración forzada de estudiantes y profesores, generando índices de deserción universitaria cada vez más alarmantes. Todas estas razones hicieron del 2019 el año negro de la universidad.

A pesar de esta dura realidad, el Gobierno de facto, a través del portal web de la Vicepresidencia de la República, cerró el 2019 con una publicación donde se destacan presuntos “grandes adelantos” en la educación universitaria “gracias a que las políticas públicas impulsadas por el Gobierno Bolivariano han evolucionado su concepto, con el principal propósito de permitir el acceso al pueblo a una formación superior gratuita y de calidad.”

A continuación, se presenta parte de la realidad que enfrentaron los universitarios durante el 2019:

Se desvanecen las becas universitarias

En el portal web de la Vicepresidencia de la República se anunció la aprobación de 200 mil nuevas becas para estudiantes universitarios, así como un “incremento a 75 mil bolívares de la bonificación universitaria”, lo que según estudiantes becados es una cifra irrisoria y no se corresponde con las necesidades de los jóvenes universitarios.

El anuncio del aumento de la beca, que anteriormente se ubicaba en 720 bolívares, fue realizado el 21 de noviembre de 2019, en el marco del día del estudiante universitario. Hasta ahora, la Dirección de Desarrollo y Servicios Estudiantiles (DIDSE) de la Universidad del Zulia no ha recibido un oficio formalizando la información y no se ha especificado la fecha del aumento ni la forma de pago.

Para la mencionada fecha, 1 dólar en Venezuela equivalía a 38 mil 980 bolívares, según el Banco Central, significando que el nuevo monto aprobado tenía un valor de 2 dólares.

Al respecto, el consejero de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela, Anderson Ayala, denunció: “Es una burla para los estudiantes universitarios. Es un monto que no alcanza para sobrevivir una semana en la universidad. Ni para dos días seguidos si desayunas o almuerzas”.

Los altos índices de inflación que se presentan en Venezuela hacen que el valor del monto asignado por concepto de beca estudiantil se desvanezca con el pasar de los meses. Es así como en tan solo dos meses su valor se redujo a la mitad.  A finales del mes de enero de 2020, los niveles de inflación ubican al dólar en Bs. 74.444,16, por tanto, la beca universitaria equivalía a un dólar, aproximadamente.

9 meses de retraso en el pago de las becas

El Ministerio de Educación Universitaria tiene un retraso de nueve meses en el pago de las becas. El director de la Dirección de Desarrollo y Servicios Estudiantiles (DIDSE) de la Universidad del Zulia, Rafael De Espagñolis, aseguró que desde el mes de abril de 2019 no se realizan pagos de becas, debido a que solo recibieron el dinero para cubrir los primeros cuatro meses del año; así lo reseño Aula Abierta en el especial “el año negro de la universidad”.

“No se ha recibido ningún tipo de aporte por parte del Ministerio de Educación Universitaria por concepto de becas desde el mes de mayo. Para diciembre de 2019 aún se encuentran a la espera de recibir los recursos correspondientes”, expresó De Espagñolis.

Aula Abierta evidenció estos datos en el informe preliminar Universitarios en el marco de la Emergencia Humanitaria Compleja Venezolana, donde exhorta al Estado venezolano a realizar asignaciones presupuestarias adaptadas a los requerimientos realizados por las universidades.

Estudiantes desisten de la beca universitaria 

El bajo monto de las becas ha generado una considerable disminución en el número de estudiantes que se registran para obtener el beneficio. El Departamento de Desarrollo Estudiantil de la Universidad Simón Bolívar (USB) denunció en noviembre de 2019, que de 1.500 becarios que se registraban en promedio, la lista apenas supera los 200 estudiantes para el mencionado periodo académico, según reportó el diario Tal Cual.

“Ya no han venido más. Es que las becas están homologadas para todas las universidades desde 2018 y el monto se quedó en 720 bolívares. Como el monto es insignificante ni siquiera vienen a renovar porque nada más la fotocopia que necesitan cuesta tres veces lo que percibirían”, denunció Morella Albert, directora del Departamento de Desarrollo Estudiantil de la USB.

Así, la asignación que además de insuficiente pierde mensualmente su valor, aunado al prolongado retraso en el pago, hacen que las 200 mil nuevas becas aprobadas por el presiente de facto no signiquen una contribución a la educación de calidad en Venezuela, por el contrario, representan otra violación a la libertad académica por parte del Estado venezolano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *