Ecocidio incalculable tras derrame petrolero en las costas venezolanas

El derrame petrolero en las costas venezolanas debió ser atendido con inmediatez  por el Estado, aplicando protocolos internacionales; sin embargo, no se implementó ninguna medida. Tras más de un mes del accidente se puede observar como las afectaciones están arrasando con el ambiente.

“Limpiar el material derramado en las playas y los cuerpos de agua es una de las acciones iniciales que debe hacerse, esto es la mitigación inmediata”, declaró Vilisa Morón, presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología, en una entrevista para Aula Abierta.

Morón, señaló que a corto plazo se presentará un monitoreo que contrastará el antes y después de las costas falconianas y carabobeñas. Informó que gracias a instituciones, laboratorios, equipos de trabajo de universidades e institutos de investigación de ONG se tendrá documentación, pues llevaban años monitoreando las zonas.

Asimismo, se hará seguimiento a largo plazo para comprobar el cambio ambiental generado por el hidrocarburo. Morón mencionó dos eventos importantes que suceden una vez al año y no se sabe las graves afectaciones que puedan tener por la contaminación: “las aves migratorias que vienen de América del norte para ir a América del sur utilizan estos humedales para descansar y la época en la que ocurrió el derrame coincidió con la época de reproducción de muchos corales formadores de arrecifes”.

Ante esto, la ambientalista denunció que se solicitó a Petróleos de Venezuela (PDVSA) una explicación de por qué no se ha realizado una contingencia. ¿Cuál es el seguro que tienen para atender este tipo de eventos?, cuestionó Morón ante el silencio permanente del Estado.

Es necesario que se desarrollen actividades de limpiezas, evaluaciones para solventar la magnitud del problema, el cual hasta los momentos no se sabe cuantitativamente, pero puede interpretarse por las consecuencias en el ecosistema.

“Debido a que no hemos podido tener acceso como comunidad científica al volumen, tipo de hidrocarburo y a la extensión de la afectación, es difícil poder estimar los daños. Hay sistemas muy sensibles involucrados como los manglares, praderas de fanerógamas y arrecifes coralinos que no son tan fáciles de limpiar”.

“La magnitud del daño es incalculable, pero siempre va a depender de la magnitud del derrame. Es muy necesario e importante que PDVSA se pronuncie e informe que es lo que está ocurriendo porque tienen que solventarlo para no seguir exponiendo los ecosistemas marinos costeros”, aseguró la experta.

Un llamado ante la negligencia

Se desconoce si el Estado está realizando algún tipo de revisión, mantenimiento o solventando la causa que está originando el derrame en la refinería el Palito; sin embargo, diversas denuncias por parte de la sociedad civil documentan la falta de interés de la empresa petrolera.

El Instituto Nacional de Parques de Venezuela (Inparques), junto a otras organizaciones y voluntarios, como funcionarios públicos, pescadores, turistas y pobladores de Chichiriviche y de las zonas aledañas al parque Morrocoy, sanearon 10 kilómetros de playa arenosas.

Por otra parte, los esfuerzos también van en papel con firma y sello, pues un documento se dirigirá al Ministerio Público. Según notificó Morón en la entrevista con Aula Abierta, diferentes especialistas en derecho ambiental, junto a especialistas en ecosistemas marino-costeros, formalizarán una denuncia que compilará varios informes sobre el hecho.

Cabe destacar que organizaciones de la sociedad civil, organizaciones universitarias, jóvenes y estudiantes de Venezuela y América Latina denunciaron ante organismos internacionales el ecocidio que comete el Estado venezolano.

Se han enviado comunicados a las Naciones Unidas, Comisión Diplomática de la Unión Europea, Comisión Interamericana de Derechos Humanos y Comisión Económica para América Latina y el Caribe, en solicitud de una investigación ante las violaciones de derechos ambientales, así como de derechos económicos, sociales y culturales.

¿Qué pasó en la refinería el Palito?

El profesor Eduardo Klein, miembro de Sociedad Venezolana de Ecología, corroboró, mediante imágenes satelitales, que el derrame petrolero en la refinería el Palito sucedió entre los días 19 y 22 de julio. Las imágenes previas al 19 de julio demuestran que para ese momento no existía ninguna mancha de hidrocarburo en las instalaciones de la refinería ni en las cercanas zonas costeras.

Al propinarse el desbordamiento, una “gran mancha” –que permaneció en las inmediaciones de la refinería hasta el 12 de agosto– se desplazó hacia el Parque Nacional Morrocoy y al Parque Nacional San Esteban.

Según la experta Morón, en las imágenes no puede discernirse cuál es la causa del derrame, pero es evidente como las manchas se esparcieron a causa del viento y las corrientes.

“Solo se puede observar los momentos en los que hay manchas o no en las adyacencias de la refinería. Éstas se acumulan en manchas más grandes y son desplazadas por viento y las corrientes. Esta gran mancha de hidrocarburo presentó tres flujos, tres momentos en los que se movilizó. Hubo picos originados por los vientos de tierra y las mismas corrientes marinas”.

El grado de la mancha, según las estimaciones de Klein, son de aproximadamente 22 mil barriles de petróleo derramado; sin embargo, Morón explica que no hay posibilidades de que esa cantidad llegara a las costas del parque Morrocoy o al Refugio de Fauna Silvestre, pero es necesario realizar un análisis. “Es tan importante hacer los estudios: diagnóstico de afectación y seguimiento de evaluación de los sistemas marinos costeros que sufrieron la llegada de este derrame”, destacó.

Después del 12 de agosto, se dejó de observar el hidrocarburo, pero el 24 de agosto, de nuevo, se percibieron dispersas manchas angostas que salían de la refinería el Palito, reseñó la ambientalista.

¿Por qué se produjo el derrame?

Una de las hipótesis que se maneja es que el derrame se originó con las fuertes lluvias, las cuales hicieron que el contenido de las fosas –donde hay hidrocarburo, aceite, solventes y diferentes sustancias– se desbordara, esto según lo indicado por la diputada María Gabriela Hernández en una rueda de prensa.

Sin embargo, Morón afirma que no hay información oficial que constate esta hipótesis; además, no hay forma –a través de los sensores remotos– de definir o precisar la verdadera causa; para la ezperta podría deberse a problemas en las tuberías por falta de mantenimiento.

Por otro lado, el universitario Gabriel Cabrera aseguró, para Aula Abierta, que el derrame del pasado 22 de agosto se perpetró porque se intentó encender la planta de craqueo católico de la refinería y el resultado fue una falla que terminó generando una fuga que liberó compuestos petroquímicos, la información la obtuvo por estudiantes de Ingeniería y personal obrero de Puerto Cabello.

Efectos nocivos a causa del derrame

“Cuando el hidrocarburo no se contiene se incorpora directamente en los cuerpos de agua. Hay una parte que es visible: una gran mancha negra que llega a las orillas. Y hay un efecto inmediato (no visible) que son los volátiles: son los caseinógenos y mutagénicos”, explicó Morón.

A su vez, aclaró que dependiendo del tipo de hidrocarburo y su fracción liviana se verán los efectos. “La fracción es la parte más pesada del hidrocarburo, se hunde y puede fusionarse con los sedimentos. Se observan en las imágenes satelitales que hay un lixiviado de hidrocarburo de las orillas que ya fueron limpiadas (…), pero lo que se infiltró en la arena a través de los poros, ahora, está saliendo. Es un hidrocarburo que está entrando a la columna de agua y puede desplazarse”, alertó Morón con suma preocupación.

Estos filamentos, que menciona la experta podrían, incluso, salir de las fronteras venezolanas y los efectos serian catastróficos.

Según Morón, los derrames petroleros son recurrentes en las instalaciones petroleras, pero existe tecnología de emergencia y contingencia para solventar lo más pronto. “Lo que ocurrió en la refinería el palito (…) pareciera demostrar que estos planes de emergencia y contingencia no están operando en las instalaciones de PDVSA”, ratificó la presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología.

Consecuencias para los pobladores

Las poblaciones que viven cercanas a las costas aprovechan los servicios ambientales que proveen los diferentes ecosistemas. Los manglares y arrecifes de coral son sitios muy importantes con una gran riqueza biológica que sirve de zonas de reproducción y crecimiento de diferentes especies de interés comercial y ecológico.

Los efectos sobre las comunidades coralinas pueden ser letales y tener impactos en los diferentes procesos fisiológicos, así como el reclutamiento, supervivencia y cambio en las estructuras de la comunidad, afirmó la ambientalista Morón.

No obstante, son los residentes de las zonas uno de los grupos afectados por el desborde de hidrocarburo. El turismo y los recursos pesqueros son los métodos de trabajo para ellos. ¿Qué va a pasar?, ¿cerraran las playas y no habrá pesca?

Este grupo de personas vulneradas quedan expuestas a enfermedades y sin un recurso para laborar, pues organismo que venga de dichas costas podría estar contaminado.

Lo más seguro para los habitantes es que se sanee la zona y se evalúe el impacto en las especies marinas, de esta manera, podría seguirse haciendo uso de los diferentes servicios ambientales que proveen los ecosistemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *