Asfixia presupuestaria e inseguridad mantiene a la UPEL en condición precaria

La política de asfixia presupuestaria que mantiene el Gobierno de facto de Nicolás Maduro hacia las universidades hace que las que las inversiones en infraestructura y recuperación en los espacios de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) sean totalmente nulas. Además, los constantes robos mantienen a la institución en una situación de inseguridad crítica.

Romelio Belo, presidente de la Asociación de Profesores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, aseguró que el primer problema de la casa de estudios es el presupuesto que otorga el Estado y que solo cubre el 3% de lo necesario para el funcionamiento.

“Una universidad que elabora su presupuesto con todos los detalles de la visión que deben tener las autoridades de lo que deben hacer en el año en relación con la investigación, con la extensión, con la situación académica, los programas, la administración, etcétera, no es considerado para nada en relación con el presupuesto que están enviando de respuesta a las universidades. Un 3% del presupuesto que elabora la universidad y que envía al ministerio de educación es el presupuesto que recibe nuestra universidad”, manifestó Belo a Aula Abierta.

Otra de las denuncias hechas por Belo es la gravedad en la atención de la salud para los trabajadores. “No hay atención a la salud en las universidades, no existe ningún programa que pueda resolver los problemas de las enfermedades que están creando la mortandad que tenemos en todas las universidades y en la nuestra también. Todas las semanas muere un profesor, un administrativo o un obrero por falta de atención”, expresó el Presidente de la APROUPEL.

La UPEL no está preparada para retomar clases bajo ninguna modalidad

Romelio Belo, indicó que la UPEL no cumple con las condiciones mínimas para retomar los estudios bajo ninguna modalidad porque no hay una plataforma eficaz para la formación del estudiantado.

“La situación del problema académico de la administración, de la docencia, en estas condiciones de precariedad, no podrán funcionar los programas de atención personal presencial en la universidad ni tampoco a distancia porque no tenemos los instrumentos ni la plataforma tecnológica que nos permita desde los hogares de cada profesor, atender a sus estudiantes”, indicó Belo.

“Tenemos institutos que están totalmente desvalijados”

El Presidente de la APROUPEL, Romelio Belo, afirmó que el hampa ha desvalijado los distintos núcleos, ante la falta de seguridad que ha sufrido la universidad durante la cuarentena decretada por la pandemia del Covid-19, entre ellos el núcleo ubicado en Maturín.

“En relación con la planta física es otro problema gravísimo. Tenemos institutos que están totalmente desvalijados de sus inmuebles, la infraestructura de nuestros institutos pedagógicos en el país ha sido totalmente extraída por las comunidades para resolver problemas de ellos mismos; cables, computadoras, aires acondicionados. En Maturín, en estos momentos, se están llevando los pupitres para que le sirva como leña para cocinar en sus casas y el hierro para resolver algunos problemas que tienen puertas, ventanas, etcétera”, señaló Belo.

Por su parte, Hernán Azócar, Presidente la Asociación de Profesores de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en Maturín, declaró a Aula Abierta que “si no se envían los recursos a la universidad va a ser bastante difícil reponer la situación”.

“Responsabilizamos no solo a las autoridades universitarias, sino al Ejecutivo Nacional porque es a quien corresponde de manera directa hacer ese tipo de inversiones y además de ello, cuando señalo a las autoridades universitarias es porque también han sido irresponsables en los términos de dejar a las universidades sin la vigilancia adecuada para salvaguardar ese bien que es de la república (…), además, los organismos del Estado tienen que colaborar con la seguridad de las instituciones públicas”, manifestó Azócar.

“La juventud lo único que piensa son en las oportunidades que le presente el país”

La matrícula estudiantil de la UPEL es baja porque “la juventud lo único que piensa son en las oportunidades que le presente el Estado, que le presente el país o quienes están en el poder para hacer su vida de manera honrada, de manera honesta y no ven esas condiciones en el país”, aclaró Azócar para Aula Abierta.

Sin embargo, la universidad aún trata de motivar a la comunidad estudiantil para continuar el desarrollo académico a través de distintas actividades. “En las universidades, a pesar de la crisis, hace los esfuerzos porque los estudiantes se mantengan en estas jornadas que se hacen de cuestión cultural, de la formación de danzas, es decir, la universidad tiene esa infraestructura que en su mayoría son conformadas por jóvenes y por profesores que han dado toda su vida a ese tipo de encuentros”, expresó el Presidente de la APROUPEL en Maturín, Hernán Azócar.

Por Vanessa Calatayud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.