La UDO Nueva Esparta está golpeada por la delincuencia y carente de servicios

Foto: cortesía

La Universidad de Oriente (UDO) atraviesa un panorama bastante complicado debido al deterioro que presentan las instalaciones y los servicios que presta la casa de estudios, por lo que afecta directamente la educación de calidad.

Francisco Marcano, Coordinador de Viva la UDONE, manifestó en entrevista para Aula Abierta que el núcleo de Nueva Esparta ha sido golpeado duramente por la inseguridad, principalmente por su ubicación geográfica, lo que ha traído como consecuencia la deficiencia en los servicios.

“En medio de la pandemia hemos vivido aproximadamente 12 robos, entre ellos, los más significativos el cableado eléctrico del edifico de utilería y turismo; nuestro comedor lo desvalijaron por completo, un comedor que no funciona desde hace más de dos años, igualmente con las unidades de transporte que no están en funcionamiento, pero que de igual forma cuentan con piezas de valor. El tema de no poder asistir en su totalidad al núcleo, facilita la presencia de la delincuencia dentro del campus”, señaló Marcano.

“No solo la asfixia presupuestaria afecta las universidades, sino también la desaparición de la gasolina, los cortes constantes de electricidad son parte de un sistema, de un plan sumamente evaluado, planificado y estratégicamente ejecutado para generar control social dentro de la ciudadanía que no permita el desenvolvimiento de ésta, sino que más bien la haga dependiente de un Estado que en este momento está tomado por delincuentes que utilizan estos mecanismos para afianzarse en el poder”, expresó Marcano.

El Coordinador de Viva la UDONE indicó que al tomar en cuenta la problemática que vive la universidad a nivel interno y recordar lo que anteriormente se hacía, como asistir a la universidad y realizar actividades dentro de ella, hacer uso de las instalaciones, siempre la va a mantener en mejores condiciones.

Marcano aseguró que hubo un aumento en la cantidad de nuevos ingresos para este lapso debido a la acumulación de los bachilleres que no habían podido inscribirse por el retraso de los procesos de inscripción durante la pandemia por la Covid-19, sin embargo, no se compara con años anteriores.

“Hace 5, 7 o 10 años atrás hablábamos de una cantidad de estudiantes de alrededor de los 4.500 o 5000 y hasta 7000 estudiantes, nosotros en el último proceso, anterior a este, habíamos tenido entre 1000 y 1200, siendo exagerados. Para este último proceso, por la cantidad de estudiantes salientes de bachillerato que no han podido inscribirse, tuvimos alrededor de 2000 a 2500 nuevos ingresos (…), ciertamente ha ingresado juventud dentro de la universidad”, dijo Marcano.

El dirigente estudiantil manifestó que han hecho todo lo que está al alcance para ofrecer una mejor educación de calidad, pero la realidad que atraviesan las universidades venezolanas no les ha permitido hacer mucho más.

“No podemos hablar de un cien por ciento de calidad educativa, obviamente ofrecemos lo mejor hasta donde se puede, pero siempre se puede hacer mejor y creo que este es el mensaje, apuntar a una democracia un poco más amplia, a la libertad plena de cada uno de nuestros ciudadanos y a un mejor desenvolvimiento de todos y eso pasa por salir de las personas que hoy gobiernan”, concluyó el Coordinador de Viva la UDONE, Francisco Marcano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.