El Auditorio de Anatomía Humana de la ULA requiere 10 mil dólares para atender filtraciones y hongos

Auditorio de Anatomía Humana de la ULA
Auditorio de Anatomía Humana de la ULA. Foto: Valeria Castro.

El jefe de la unidad académica de Anatomía Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes (ULA), Antonio Gallo, develó que este departamento necesita, al menos, 10 mil dólares solo para impermeabilizar dos áreas del edificio.

Gallo informó que el auditorio y anfiteatro están en condiciones “deplorables” y para salvar estas dos áreas requieren nada menos que el monto mencionado. Eso dejando de lado que se necesita frizar, pintar, esmaltar el piso y revivir el mueble que se ha ido deteriorando.

Esta información fue corroborada por la coordinadora adjunta de la Federación de Estudiantes Universitarios por los Derechos Humanos (FEDEHU), Valeria Castro, quien realizó un recorrido por las áreas de la institución y documentó que presentan problemas de filtraciones y hongos por la falta de mantenimiento, según mencionó al equipo de Aula Abierta. 

Gallo denunció a la FEDEHU que “han hecho estudios de ingeniería y reportan que necesitan 10 mil dólares para más o menos paliar solamente el auditorio y anfiteatro, faltando  las oficinas y los salones de clases. Lo que estaban consiguiendo solo era un paliativo para la emergencia que tenemos en el área del auditorio y sala de inserción”.

“Si para esas áreas eran 10 mil dólares y las otras áreas son de las mismas dimensiones, (arreglar el edificio) tendría un estimado de 20 mil dólares, solo la impermeabilización”, subrayó.

Gallo, quien también es profesor jefe de la cátedra de Morfología, precisó que los problemas de filtraciones y hongos iniciaron hace más de dos años. No se pudo atender la situación en el momento por falta de presupuesto y por la contingencia de la pandemia por COVID-19.

Ahora, el espacio demanda mantenimiento preventivo y correctivo porque está inhabitable por la contaminación. Situación que no puede ser atendida por la ULA debido a las insuficiencias presupuestarias. En consecuencia, los universitarios están sin espacios para ejercer sus prácticas, lo cual afecta su derecho a tener una educación de calidad.

“El Auditorio de Anatomía Humana se encuentra en estas condiciones deplorables desde el 2020. Le hemos enviado comunicaciones a las autoridades universitarias y al Ministerio. Sin embargo, no hemos recibido respuesta”, aseveró Gallo.

Por su parte, Valeria Castro indicó que los estudiantes volvieron a clases semi-presenciales en marzo, fecha en la que se tenía previsto atender el edificio, pero hasta ahora no se ha hecho nada, y los universitarios siguen sin tener un espacio en condiciones para su prácticas.

También, Castro informó que el espacio está cerrado porque no se sabe qué tipo de hongo hay en las instalaciones.

“Por ahora lo que se puede afirmar es que es una proliferación de un hongo que está prácticamente en todo el techo del anfiteatro en Medicina y por esta alta contaminación los estudiantes no pueden ver clases”, dijo.

“Los afectados son estudiantes de pregrado y postgrado de Medicina, Enfermería, Educación Física, Odontología, en parte los de Nutrición”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.