Regulación de redes sociales en Venezuela: bloqueo y censura estratégica

Desde el 2017, el gobierno de facto de Venezuela habla de regular las redes sociales para evitar “mensajes de odio”, y a pasos acelerados lo intentan a través de la Ley contra el Odio, por la Convivencia Pacífica y la Tolerancia, la cual fue aprobada por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.

“Va a estar incorporado en esta ley lo que tiene ver (con) la regulación de la emisión de mensajes de odio e intolerancia (y) fuertes sanciones cuando se esté en presencia de un delito de odio y de intolerancia”, fueron las declaraciones de Delcy Rodríguez el 22 de agosto de 2017.

El control por parte del Gobierno se intenta también con la reforma a la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos (Resorteme), anunciada el pasado 2 de marzo por Nicolás Maduro, quien aseguró que se introducirá un nuevo capítulo referente a la regulación de las redes sociales.

“Decidimos que todo el Gabinete Ejecutivo apoyará las 34 leyes que conforman el Plan Legislativo 2021. Aquí se va agregar un capítulo especial para las redes sociales y de la responsabilidad social de las redes sociales en territorio venezolano. Pendiente y mosca todo el mundo”, expresó Maduro en una transmisión por Venezolana de Televisión.

Aunque el Estado puede crear leyes para controlar la red, hay que entender que el internet no tiene dueño, como lo afirmó Andrés Azpúrua, ciberactivista, investigador y director de Venezuela sin Filtro: “el internet está en la atmósfera y el país tiene leyes sobre qué se puede hacer en su país en relación a la atmósfera”.

El internet es una característica emergente de la interconexión de todas las redes, sea pública o privada, que permite, entre la red de redes, la comunicación bajo estándares. De forma sencilla, “es la conexión de una computadora con otra”.

En cuanto a las redes sociales, por existir la empresa fuera de las fronteras venezolanas, el gobierno no tiene influencia, pues sus acciones específicas hacia alguna empresa son limitadas.

“La censura a internet en Venezuela es bien extensa, afecta un número importante de los medios de comunicación”, alegó Azpúrua en un evento realizado recientemente por Aula Abierta. Sin embargo, explicó que existen políticas públicas que limitan el acceso a internet.

Censura y bloqueos en Venezuela

“Hay una censura absoluta en la televisión (…) no te enteras de las noticias en televisión. La única manera de ver una noticia en tiempo real es por internet”, dijo el Director de Venezuela Sin Filtro, asegurando que en el país no hay canales que informen lo que está sucediendo.

El ciberactivista denunció que en 2020, el 64% de los medios nacionales y el 34% de los internacionales fueron censurados. Además, más de 30 sitios web fueron bloqueados.

También, refirió que en 2019 ocurrieron, al menos, 64 bloqueos tácticos o cortos y 31 bloqueos a canales de Youtube, tal es el caso de VPI. 

Azpúrua destacó que los venezolanos no tienen suficiente acceso a noticias, lo que hace que acudan a informarse a través de Facebook, Twitter y Whatsapp. Pero, aclaró que estos servicios pueden ser bloqueados ocasionalmente por el mismo gobierno.

“El no tener acceso a los medios de comunicación hace que las noticias falsas se esparzan más fácilmente”.

El profesor, periodista y coordinador de Transparencia Venezuela Capítulo Zulia, Jesús Urbina, coincide en que los medios sufren un deterioro progresivo actualmente.

En una entrevista con Aula Abierta, el profesor aseguró que desde hace dos décadas se han perdido las garantías para el ejercicio de la comunicación, así como la circulación libre de información y el diálogo abierto.

“La televisión (y) la radio son objetos, son víctimas todos los días de controles abusivos de una legislación que reduce a sus mínimos las libertades de la comunicación”.

Control de internet en lo países autoritarios

Según el ciberactivista Azpúrua, China tiene un control casi total del contenido que los usuarios comparten. Hay un esquema de censura, pues no hay facebook, ni algunas plataformas de Google.

En Rusia, los servidores deben estar en el país, lo que evidentemente es una forma de “coacción y control”.

Para Azpúrua, Irak es el país que más censura el internet: “ha cortado el internet en todo el país y ha bloqueado las plataformas de redes sociales”.

Si para Venezuela estos países son una referencia, habría que cuestionar las intenciones del gobierno al intentar regular las redes sociales.

Lo mismo se cuestionó el profesor Jesús Uriba: “¿cómo se le ocurre al gobierno crear una regulación para todos los espacios comunicacionales? Una pregunta que explicó basándose en otros países.

Urbina subrayó que la idea de regular el internet surgió tras una serie de eventos que trajeron preocupación a la sociedad, como: la aparición de pornografía infantil, un atentado terrorista  producido tras explicar en internet cómo crear una bomba, y una demanda a una empresa que ofrecía servicio de internet. “En el interés de encontrar los vectores del contexto (…) es de donde sale la idea de regular el internet y, especialmente, las redes sociales”.

Para el representante de Transparencia Venezuela, fue desde ese momento que se empezó a hablar de procesos de moderación de contenidos como un tema que le incumbía a toda la sociedad.

“Todo fundamentado en que la libertad de expresión no es un derecho absoluto, admite algunas limitaciones”, destacó el profesor, quien explicó conceptos básicos para entender el funcionamiento de la sociedad y el gobierno sobre el internet, reconocido por las Naciones Unidas como un derecho humano.

Estas afirmaciones fueron presentadas por Azpúrua y Urbina en el webinar Regulación de Redes Sociales en Venezuela ¿Otro cerco a la libertad de expresión?,  organizado por Aula Abierta como parte del proyecto “Liderazgo Juvenil Universitario: Promoviendo el derecho a la libertad de expresión, el acceso a internet y a la información para una mayor participación de los jóvenes en la reconstrucción democrática en Venezuela”.

Para ver el webinar ingrese al siguiente enlace:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *