Gobierno de facto continua arremetida contra figuras legítimas del gobierno universitario en Venezuela

Desde hace unos años el entorno universitario ha estado marcado por una serie de irregularidades y coacciones por parte de los órganos del Estado y grupos colectivos que atentan contra la libertad académica y autonomía universitaria.

Mientras la directiva de la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la Universidad de Carabobo (UC)  ejercía su apoyo, en Caracas, al proceso electoral de los representantes al gobierno y cogobierno universitario en la Universidad Central de Venezuela. El Presidente de la FCU de la UC, Marlon Díaz, denunció que un grupo de personas adeptos al oficialismo (Gobernador de Carabobo, Rafael Lacava) y a la ex candidata oficialista por la FCU de la UC, Jessica Bello tomaron de manera ilegítima y arbitraria la sede de la Federación ubicada en el Campus la Bárbula.

Precedentes

Después de 10 años sin elecciones, el 14 de noviembre de 2018, la Universidad de Carabobo (UC) abrió las puertas a que más de 30 mil estudiantes eligieran nuevos representantes para la Federación de Centros Universitarios (FCU) Centros de Estudiantes, Consejeros de Facultad, Consejo de Escuela y Consejo Universitario.

Estos años de espera han sido debido a las distintas decisiones de corte intervencionista por parte del poder judicial (más de 50 decisiones), el cual ha impedido la celebración de procesos electorales dentro de las universidades autónomas del país para elegir al gobierno y cogobierno estudiantil y a las autoridades universitarias.

Ahora bien, el proceso electoral emprendido por la UC, estuvo marcado por distintos episodios de violencia con la finalidad de impedirlo, por parte de un grupo de sujetos afín al gobierno nacional, quienes detonaron bombas lacrimógenas y adicionalmente robaron dos cajas contenedoras de las boletas de votación. De igual forma, se verificó que un grupo de estudiantes oficialistas distribuyeron material electoral no autorizado e incluso pretendían imponer mesas de votación no autorizadas. De igual modo, el proceso concluyó en cual resultó electo como presidente de la FCU de la UC, el bachiller Marlon Díaz.

Decisiones intervencionistas del TSJ

Posteriormente, el 27 de noviembre se pronunció la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en sentencia No. 102 sobre las elecciones: “inexistentes y sin efectos jurídicos (…) los actos realizados por el Ciudadano Luis Eduardo León, en el proceso electoral estudiantil de la Universidad de Carabobo, por los cuales procedió a la proclamación del ciudadano Marlon Díaz en el cargo de Presidente de la FCU ante las autoridades académicas de esa misma Casa de Estudios (…)” basándose en una supuesta “(…) usurpación de las atribuciones de los integrantes de la Comisión Electoral legalmente constituida el 12 de noviembre de 2018 (…)”.

Con esto la Sala Electoral ordenó la posesión del cargo y ejercicio de funciones a la candidata del oficialismo, Jessica Bello, desconociendo un proceso electoral legítimo y negando el derecho al Consejo Universitario, presidido por Luis León, a decidir. Sin embargo, las autoridades y representantes electos decidieron ampararse en la legitimidad del proceso y de la autonomía universitaria desconociendo la sentencia y todo acto injerencista.

Irregularidades, amenazas y hostigamiento en procesos electorales universitarios

De igual forma, el proceso electoral llevado a cabo en la Universidad Central de Venezuela el pasado 7 de junio, estuvo marcado por una serie de irregularidades, como en otros episodios según las denuncias recibidas los responsables serian grupos armados afines al oficialismo, quienes detonaron bombas lacrimógenas en pleno proceso electoral y robaron algunas cajas contenedoras de boletas de votación en la facultad de Ingeniería del Núcleo – Cagua, luego de que culminara el proceso electoral.

Tomas arbitrarias de espacios universitarios

Estas violaciones a la autonomía universitaria, a través de tomas anárquicas de espacios universitarios ocurrió recientemente en la Universidad de Oriente (UDO), donde un grupo de personas presuntamente adeptos al oficialismo entraron y tomaron la sede del rectorado de la universidad.

Este grupo ha interrumpido la labor a las autoridades y personal de seguridad negándoles el acceso a las oficinas rectorales. También, solicitaron al TSJ y a la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, la destitución de la rectora Milena Bravo, quien se pronunció afirmando que la crisis de las universidades es responsabilidad del Estado que asigna presupuestos deficitarios que no alcanzan para cubrir las necesidades de ninguna universidad en el país.

Ataques al gobierno autónomo universitario

Condenamos desde Aula Abierta los ataques reiterados por el Estado venezolano hacia el gobierno de las universidades autónomas, se ha constatado un patrón de violación a la autonomía universitaria a través de la toma ilegitima de espacios universitarios, donde tanto como Marlon Díaz Presidente de la FCU de la UC y la Rectora de la UDO, Milena Bravo ejercen funciones legitimas de Gobierno universitario en estas sedes afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *